Medio continente asistía el pasado verano a lo que parecía el regreso de un gigante. El AC Milan tiraba la casa por la ventana gracias al bienvenido dinero chino y reforzaba su endeble plantilla con futbolistas reconocidos y muy deseados por otros clubes: André Silva, Ricardo Rodríguez, Andrea Conti… La guinda la ponían la llegada de Leonardo Bonucci, uno de los mejores centrales del planeta, arrebatado del gran rival nacional (la Juve), y la renovación del joven Gianluigi Donnarumma, no sin antes vivir un tira y afloja con su agente, el polémico Mino Raiola.

Sin embargo, el proyecto rossonero no arranca. Y tanto la entidad como su afición deben lidiar con incesantes rumores sobre prácticamente todo, al margen, claro está, de los malos resultados del equipo. En primer lugar, las dudas se ciernen sobre la viabilidad económica de los nuevos inversores: hace semanas saltaron las alarmas con respecto al nuevo propietario, el empresario Li Yonghong. Al parecer, ya investigado por la UEFA. En un intento quizás por calmar los ánimos, el asiático ha regresado a Italia por Navidad.

Sus representantes en el país transalpino ya han tenido que tratar asuntos urgentes en apenas media temporada. El más grave, por así decirlo, fue la destitución de su entrenador, Vincenzo Montella, señalado como principal responsable de la mala marcha de la plantilla. Pero para mayor desgracia, su sustituto, el exfutbolista del Milan Gennaro Gattuso, no ha conseguido enderezar la nave rossonera…

Su AC Milan marcha actualmente undécimo en la Serie A, con balance negativo y más derrotas (8) que victorias (7). Los dos últimos tropiezos, inapelables ante dos modestos: Verona (3-0) y Atalanta (0-2). Y lo más humillante de todo, siendo el único equipo contra el que ha puntuado el colista Benevento. Respecto a alguna de sus nuevas estrellas, ya existen rumores de descontento.

Y para redondear el panorama, Raiola de nuevo. El agente más incendiario del fútbol europeo volvió a poner en el ojo del huracán a su pupilo Donnarumma, otra vez criticado por la hinchada y atravesando un calvario a nivel personal y profesional. ¿Es que acaso no tiene fin la travesía por el desierto de uno de los clubes más laureados de Europa?

No Hay Más Artículos