La férrea resistencia que el Liverpool ofreció durante el pasado verano para mantener en sus filas a Philippe Coutinho tocó a su fin el día de Reyes. El Barcelona hizo oficial la llegada del centrocampista brasileño por una cifra en torno a los 160 millones de euros, uno de los traspasos más salvajes de todos los tiempos. Un dineral que en Anfield esperan reinvertir en otros futbolistas de mucho nivel.

Bien es cierto que los Reds comenzaron a sacudir sus arcas con la reciente adquisición de Virgil van Dijk, central holandés que cubre una de las principales necesidades de la plantilla. El ex del Southampton costó 85 millones de euros, así que todavía hay hueco para bastante más. Los primeros candidatos que han aparecido en los medios europeos son dos jugadores zurdos de calidad muy contrastada.

El primero de ellos es Riyad Mahrez, superviviente del centro del campo del Leicester campeón en 2016 (N’Golo Kante y Danny Drinkwater emigraron al Chelsea). BeIN Sports Francia aseguró que el traspaso del argelino estaba cerrado ya, de hecho. Y aunque otros medios franceses descartaron esta posibilidad, el asunto tiene sentido.

Hace unos días, Jurgen Klopp habló maravillas de Mahrez en rueda de prensa. Y además, es un secreto a voces que el Leicester le prometió el pasado verano dejarle salir si llegaba la oferta de un club importante. El argelino ha respondido, brillando en esta primera vuelta. Curiosamente, se encuentra en el mismo lugar donde el Liverpool está concentrado…

El otro gran candidato que aparece en todas las quinielas es el francés Thomas Lemar, del Mónaco. Un futbolista sensacional, que el año pasado vio cómo todos los flashes se los llevaban Kylian Mbappe o Bernardo Silva pero que tampoco les desmerece demasiado. Precisamente, el club monegasco se negó a venderlo en agosto después de permitir la salida de los dos mencionados, Tiemoue Bakayoko y Benjamin Mendy. Sería que la cuenta de beneficios multimillonaria ya era más que suficiente.

Las cosas han cambiado: el Mónaco está eliminado de toda competición europea y Lemar sigue empeñado en salir. Y como el Liverpool con Coutinho, los del Principado han ablandado su postura. Aquí el único problema es que el Arsenal también está muy interesado en el centrocampista de 22 años, especialmente si acceden a la salida de Alexis Sánchez. La batalla está servida para los próximos días.