Lo que parecía un anecdótico rifirrafe entre los técnicos de sangre caliente se ha convertido en la batalla dialéctica del momento en Inglaterra. Antonio Conte y José Mourinho aprovechan cada momento ante los micrófonos para disparar con bala en dirección contraria, en un violento cruce de declaraciones ante el que ya se solicita la intervención de la FA.

Todo comenzó cuando el luso, en medio del gris estado de forma de su equipo, empleó el termino payasos para referirse a la actitud de otros entrenadores del país. Rápidamente, los medios británicos interpretaron que se refería a Jurgen Klopp y al propio Conte, famosos por su constante actividad en el área técnica. El transalpino no se calló y a la primera ocasión respondió.

Como era de esperar, el denominado por Guardiola como puto amo de la sala de prensa no se cortó. El preparador de los Red Devils contraatacó nada más finalizar su siguiente encuentro. Así, Mourinho señaló que él nunca podría ser acusado de amaño de partidos, un desagradable asunto que Conte debió combatir en su época en el Calcio, cuando pasó de ser entrenador del Siena al club de su selección amores, la Juventus.

Acto seguido, tras el triste empate del Chelsea en Norwich el pasado sábado, el italiano se la devolvía otra vez. Entonces recordó el cambio de Mourinho respecto a Claudio Ranieri, al que defendió después de su despido en Leicester pero al que había masacrado tras su primera llegada a los Blues debido a su empleo del idioma.

La cosa, además, está lejos de calmarse. Un enfurecido Conte señalaba este martes en rueda de prensa que Mourinho “había empleado palabras muy fuertes” y que “no lo olvidaría”. Existen ya medios y periodistas ingleses que han invitado a la FA a investigar el asunto, debido al agresivo tono que está adquiriendo a pasos agigantados, y tomar medidas al respecto en forma de sanción ejemplar. Conociéndoles, no sería de extrañar que lo hicieran muy pronto…

No Hay Más Artículos