¿Alexis who? Podría ser perfectamente la pregunta que se haría cualquier aficionado del Arsenal tras abandonar este sábado su estadio, el Emirates, después de disfrutar con la plácida victoria de su equipo. Los Gunners aplastaron sin piedad al Crystal Palace por 4-1, enviando un mensaje de que no extrañarán al chileno, ya rumbo al Manchester United.

La fiesta comenzaría muy pronto. Nacho Monreal abría el marcador a los 6 minutos y Alex Iwobi doblaría la ventaja a los 10, con asistencia del lateral español.  El ex del Málaga se aficionaba a regalar goles y, sin cumplirse el primer cuarto de hora, entregaba el 3-0 a Laurent Koscielny. Con la moral por las nubes, los de Arsene Wenger dibujaban un precioso cuarto tanto cuando el reloj marcaba 22…

Como dice esa cuenta de Twitter, lo necesitaba Lacazette pero también la grada, harta de vivir pendiente estos días del futuro de Sánchez. El delantero chileno de 29 años, que parecía tenerlo todo cerrado con el Manchester City desde hacía tiempo, firmará finalmente por los Red Devils (en un solo movimiento, Alexis se ha encargado de cabrear a dos aficiones a la vez) vía un salario de infarto (será el mejor pagado de la Premier). Y su nuevo equipo sí parece necesitarle.

Porque el Manchester United volvió a sumar una pírrica victoria en su visita a Burnley, por 0-1 gracias al gol de Anthony Martial. Los Clarets amenazaron con la igualada cerca del final a través de su arma preferida, el juego aéreo, pero esta vez los hombres de José Mourinho resistieron y afianzan su posición en la segunda plaza.

Antes había cumplido con más solvencia el Chelsea en Brighton, en medio de los sorprendentes rumores de mercado y con numerosas ausencias por sanción (Morata, Pedro) o lesión (Cesc, Courtois). Eden Hazard y Willian colocaron el 0-2 a los 6 minutos, con el tanto del brasileño dejando boquiabierto a todo el personal. El crack belga (alejados parecen los rumores de un traspaso al Real Madrid) y Víctor Moses culminaron la goleada en el segundo acto.

No Hay Más Artículos