Tradicionalmente, los intercambios de cromos suelen ser más propios de los titulares del CalcioMercato que de la vida real. Suenan atractivos para el espectador futbolístico, huérfano de esos traspasos múltiples del deporte norteamericano. Pero, por una vez, Manchester United y Arsenal han cedido a la presión popular y han comunicado oficialmente los dos traspasos más esperados desde hacía ya bastantes días.

Los Red Devils han publicado un llamativo y trabajado tuit para anunciar la llegada del chileno Alexis Sánchez, desde ya mismo el futbolista con mejor salario de las islas. Era sabido que el ex atacante del Barcelona, de 29 años, no renovaría su contrato con los Gunners y, a priori, parecía destinado a recalar tarde o temprano en el Manchester City. Pero José Mourinho se adelantó. Desde luego, en Old Trafford le necesitan bastante más que por el Etihad.

“Alexis es uno de los mejores futbolistas ofensivos del planeta y completará nuestro joven y talentoso grupo de atacantes. Aportará su ambición y personalidad, cualidades que construyen a un jugador del Manchester United”, anotó, orgulloso, su nuevo entrenador. Para deleite del propio técnico luso, el chileno podrá participar en la Champions League.

Casi al mismo tiempo, el Arsenal también ha hecho oficial la firma de Henrikh Mkhitaryan, un futbolista que brilló en su paso por el Shakhtar Donetsk y el Borussia Dortmund pero que ha sido incapaz de emular ese rendimiento bajo la instrucción de Mourinho (quien le señaló directamente por su pobre desempeño). Un consuelo para Arsene Wenger y su afición, a la espera de concretar la que será su gran operación invernal: Pierre-Emerick Aubameyang.

El armenio es un jugador de perfil diferente a Alexis Sánchez, con menos gol y más enfocado hacia el estilo combinativo que tanto gusta al preparador alsaciano. Prueba de ello fueron las veinte asistencias que repartió en su última temporada en la Bundesliga, que le acreditaron como el mejor futbolista de la temporada 15/16 en Alemania.

Curiosamente, sea casualidad o no (creemos que no), el Manchester City anunciaba con una diferencia de apenas segundos la renovación hasta 2023 de una de sus grandes estrellas, Kevin De Bruyne. ¿Una estrategia para contrarrestar su derrota en la carrera por Alexis Sánchez? Si no lo es, lo parece…