¿Es posible que José Mourinho haya inventado el concepto del troll? Aunque sea sin querer. El técnico del Manchester United es un genio de los titulares, el más hábil de la historia contemporánea. Para bien o para mal. Sea contra los rivales, sus propios jugadores, la UEFA, Unicef, colegas de profesión, mensajes pasivo agresivos hacia sus jefes… Mourinho tiene un historial de declaraciones polémicas que no tiene fin. Pero su última intervención pública, antes de medirse al Newcastle en el norte de Inglaterra, es tan genial como surrealista: José tiene entre ceja y ceja un título para esta temporada, y es el de entrenador que mejor se comporta de la Premier League.

“Estoy completamente volcado en ganar el premio al entrenador que mejor se comporta en la banda. ¡Lo digo totalmente en serio! Hay tantos premios -actuación de la semana, entrenador del mes y esto y lo otro -, deberían dar uno al que mejor se porta y el cuarto árbitro el que lo elija.  Me preparo para eso, no soy perfecto pero estoy haciendo un esfuerzo“, disertó Mourinho durante un buen rato, incluso hablando del hecho que fue expulsado una vez por entrar en el campo ante el Southampton.

Por supuesto, el mensaje de Mourinho no es tan simple como el querer que le den una palmadita en la espalda por ser un buen chico. En realidad, es un mensaje sublliminal hacia sus grandes rivales, ya no deportivos, sino en carisma y sueldo. Jurgen Klopp y Pep Guardiola han sido reincidentes en sus críticas a los árbitros de la Premier League, ya sea por errores graves, ya sea por lo que se considera dureza excesiva con sus estrellas.

La sorprendente declaración de Mourinho también se produce poco después del comentado estreno de Alexis Sánchez con el Manchester United y las patadas que recibió el chileno de la defensa del Huddersfield. “Quizas su entrenador tenga que llorar un poco más. No lo sé, siempre me gustó el fútbol inglés, creo que tiene una cultura, una tradición, y hay cosas que realmente me gustan. Pero tengo que llorar un poco, para proteger a mis jugadores”, expuso el portugués. Dos pájaros de un tiro: se contradice a sí mismo y de paso deja en peor lugar a los campeonatos italiano, portugués y español. A nadie debería sorprenderle que Mourinho acabase expulsado ante el Newcastle apenas 24 horas después de pedir un premio al buen comportamiento.

No Hay Más Artículos