Si excluimos al futuro campeón Bayern de Múnich, la zona alta de la Bundesliga vive un momento apasionante. Solo cuatro puntos separan al segundo clasificado, el Borussia Dortmund, del sexto, el Eintracht de Frankfurt, en la que será una apasionante batalla por las plazas de Champions. Por ahí anda también inmerso el Bayer Leverkusen, club renacido gracias a la emergencia de algunos jóvenes de gran talento, especialmente el jamaicano Leon Bailey

Este velocísimo atacante, nacido en Kingston en 1997, es una de las revelaciones de la temporada en todo el continente europeo. Cumplido su primer año natural en el fútbol alemán, Bailey brilla un partido tras otro, ya sea jugando como extremo o incluso hasta de carrilero. Evidentemente, el interés sobre él por parte de equipos muy poderosos invita a pensar en un traspaso este mismo verano. Y no es solo a nivel de clubes donde su rendimiento podría llegar a tener un gran impacto. 

Según la prensa británica, Bailey podría ser convocado con la selección de los Three Lions, ya que sus bisabuelos tienen pasaporte británico y el jugador no ha debutado con la camiseta nacional de Jamaica. De hecho, el propio futbolista reconoció a finales del año pasado su difícil relación con la federación de su país de origen. “Ellos siempre quieren que juegue con Jamaica, pero he tenido problemas personales con su Asociación desde que tenía once o doce años”, explicó en la revista Kicker

Bailey, que además de Inglaterra también podría defender los colores de Bélgica o incluso Malta, añadió que no había tomado una decisión sobre su futuro internacional. Pero con el Mundial de Rusia 2018 a la vuelta de la esquina, seguro que llamadas no le faltan en las próximas semanas y meses. De elegir la opción británica, sería el segundo futbolista nacido en Kingston en el combinado de Gareth Southgate, ya que Raheem Sterling también dio sus primeros pasos por la capital caribeña. 

Y mientras su estrella emergente deshoja la margarita, en el BayArena se frotan las manos. Por ahora siguen disfrutando con su fútbol, y pueden estar convencidos de que tarde o temprano ingresarán por él muchísimo más dinero que el invertido en enero de 2017 para contratarle (20 millones de euros para su ex equipo, el Genk). De hecho, en el pasado mercado invernal hubo rumores de una oferta rechazada al Chelsea en torno a los 30 millones, porque en Leverkusen saben que Leon Bailey ya vale bastante más.