En octubre del año pasado, aún a varios meses de reaparecer de sus enésimos problemas de tobillo y rodilla, Marco Reus reconocía que tenia suerte de no haberse venido abajo, de mandarlo todo al garete y reenfocar su vida profesional con apenas 28 años. Después de ocho meses de baja, el talento del Borussia Dortmund y el faro que tenía que iluminar el juego de laboratorio de la selección alemana en lo que va de década reaparecía en la Bundesliga, y desde entonces no para de hacer gol. Tres jornadas consecutivas viendo puerta es una magnífica noticia para Reus y para el fútbol en general. El problema es que el Borussia Dortmund no los ha capitalizado.

El equipo amarillo ha sumado dos empates consecutivos ante Augsburg y Leipzig, dos llamados a la zona media de la tabla. Ha cedido también el segundo puesto de la clasificación de la Bundesliga, un torneo ya acabado hace semanas porque el Bayern de Múnich está a kilómetros de distancia. El Schalke ha adelantado al Dortmund en la tabla  a pesar de los goles de Marco Reus y de la buena prestancia de su fichaje estrella en el mercado de invierno, Batshuayi. Ante el Red Bull Leipzig, Reus estuvo cerca por sí solo de darle la victoria al Dortmund, ya que le anularon un gol justo antes del 0-1, y después empató el partido.

De Reus salieron las mejores jugadas, sobre todo en el primer tiempo, cuando el rubio mediapunta se asoció repetidamente con Schurrle y Batshuayi, pero no bastó para superar el empate que deja el segundo lugar, la verdadera competición por lo alto en la Bundesliga, en manos del rival regional Schalke. Desde que Peter Stoger se hiciera cargo del banquillo del Borussia Dortmund, el equipo germano ha perdido parte de su aura, del vuelo frenético de su fútbol, por más que lleve 10 jornadas seguidas sin conocer la derrota. 

El caso es que al menos el fútbol le devuelve una sonrisa a Marco Reus tras meses de sufrimiento. “Tengo contrato hasta el 2019 y entonces tendré 30 años, nunca se sabe en el fútbol”, decía en aquel octubre cuando se desahogaba en una entrevista, y por desgracia no se sabía lo que quería decir porque bien podía ser una retirada. El caso es que tres goles seguidos le han valido a Reus para volver a aparecer en las páginas de rumores, con Tottenham y Milan como novias más glamurosas. El título de la Bundesliga no es una posibilidad para el Borussia Dortmund y la Champions ya la tienen asegurada los que queden cuartos sin jugar previa, así que la mejor noticia de aquí a que termine la temporada es que Reus no recaiga y amarre su futuro en el Westfalenstadion.

No Hay Más Artículos