El Chelsea sufrió este fin de semana un durísimo golpe en sus aspiraciones de clasificarse para la próxima Champions League. Los vigentes campeones cayeron en terreno del equipo que les reemplazará con total seguridad, un Manchester City dominador de principio a fin y que debió obtener un marcador más abultado que el 1-0 final. Los Blues no compitieron en ningún momento, y en algunos instantes la cabeza de algunos jugadores parecía estar en otra parte… Muchos atribuyeron esa pasividad a una falta de capacidad competitiva, pero pudo ser algo mucho más serio que eso.

Una exclusiva del diario inglés Daily Telegraph ha revelado que el pánico se apoderó de la plantilla del Chelsea este pasado fin de semana a causa de lo sucedido tras el entrenamiento del último viernes: el desmayo de N’Golo Kanté delante de sus compañeros. Según el periodista Matt Law, el mediocentro francés perdió el conocimiento y fue atendido por un miembro de los servicios médicos allí mismo, antes de realizarse una serie de pruebas cardiológicas que descartaron cualquier problema de corazón. 

El centrocampista de 26 años, elegido mejor futbolista de la Premier League durante la pasada temporada, recibió luz verde para viajar junto al resto del Chelsea hacia Manchester, pero volvió a sentirse indispuesto casi al mismo tiempo que la expedición londinense conocía la terrible noticia que sacudía al mundo del fútbol este domingo, el fallecimiento del capitán de la Fiorentina, Davide Astori. Una inesperada tragedia que golpeó con fuerza al vestuario del Chelsea y, en especial, a su entrenador y a Marcos Alonso. 

Antonio Conte conocía personalmente al central italiano por su época como seleccionador nacional de ese país, mientras que el lateral derecho Davide Zappacosta había coincidido con él en las convocatorias del combinado transalpino. Otro futbolista de banda, Marcos Alonso, defendió los colores de la Fiorentina junto a Astori durante la temporada 2015/16. 

Obviamente, ni Conte ni nadie del Chelsea quiso correr el más mínimo riesgo con N’Golo Kanté, así que el francés no se vistió de corto en el partido del Etihad. Siempre según Law, los servicios médicos londinenses señalaron a las duras condiciones meteorológicas que asolaron Inglaterra la semana pasada como posible causa del malestar del jugador galo. En cualquier caso, el futbolista se reincorporó a los entrenamientos con relativa normalidad, aunque seguro que le tendrán vigilado después del susto del viernes.

No Hay Más Artículos