Primero llegó la advertencia y después han pasado a la acción. La Federación Inglesa (FA) ha multado al entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, con 20.000 libras (en torno a 22.500 euros) por la habitual presencia del lazo amarillo en la vestimenta del técnico catalán, ya sea en las ruedas de prensa o sobre el propio césped. El máximo organismo británico lo considera inadecuado según sus normativas, ya que se trata de simbología política, en este caso, en defensa y solidaridad con los encarcelados por el proceso independentista en Cataluña. 

A través de su comunicado, la FA detalla que Guardiola también ha sido “avisado sobre su conducta futura tras admitir ante la Federación que portaba un mensaje político, especialmente un lazo amarillo, rompiendo las normas de vestimenta”. Curiosamente, el entrenador del City volvió a mostrarlo el viernes al mediodía, durante la rueda de prensa previa al encuentro que su equipo disputará este fin de semana frente al Stoke City. 

Su aparición no debería sorprender, ya que en diciembre se había mostrado indiferente ante las posibles sanciones que se le impusieran. “Si la FIFA, la UEFA o la Premier me quieren sancionar por llevarlo, adelante. Pero ellos, especialmente los Jordis, están en la cárcel. Solo pedían votar, no lo olvidéis. Para estar en prisión hay que hacer algo grave. Y mientras estén ahí tendrán mi apoyo”, explicó a finales del año pasado, antes de que se le abriese un expediente sancionador. 

En otro momento, aclaró que se quitaría el lazo si los dirigentes del Manchester City se lo pedían, aunque creía que eso no sucedería. Por lo de pronto, la entidad inglesa también parece desafiar al orden establecido y colocarse del lado de su entrenador, por ejemplo, mostrándole con el lazo en las cuentas oficiales del club. Y qué decir de la afición, que inundó la grada de Wembley con el color amarillo durante la final de la Carabao Cup

A principios de semana, el ejecutivo de la FA Martin Glenn se metió en un charco de proporciones kilométricas al hablar sobre el tema, mezclando lazos amarillos, esvásticas y estrellas de David. Glenn sobrevivió, de milagro, a sus declaraciones, al igual que por ahora Guardiola sólo debe rascarse el bolsillo. Sin embargo, si continúa portando su insignia favorita podría arriesgarse a una sanción peor, como la prohibición de sentarse en el banquillo del Etihad

No Hay Más Artículos