El partido mediático entre Arsene Wenger y Thomas Tuchel ha comenzado. Porque mientras varios diarios germanos sitúan al ex entrenador del Borussia Dortmund como el próximo inquilino del banquillo del Emirates Stadium, el veterano preparador francés asegura que su intención de permanecer en suelo londinense sigue intacta. Sin embargo, el alsaciano también reconoce que aceptaría las consecuencias “si los resultados del Arsenal no son lo suficientemente buenos”… y eso hace años que al menos buena parte de la afición gunner lo cree.

El pitido inicial al encuentro lo originó Sport Bild, cuando informó sobre una oferta rechazada por Tuchel a los dirigentes del Bayern de Múnich. El coloso bávaro sabe que Jupp Heynckes abandonará el club en verano (otra vez) y se encuentra realizando su particular casting de técnicos. El medio alemán apuntilló que la respuesta negativa (una respuesta que provoca que cualquier otro técnico estará echándose las manos a la cabeza) tenía una explicación: Tuchel tendría apalabrado un contrato con una entidad extranjera. 

Esta vez sería la revista Kicker la que pondría nombre a ese misterioso club: el Arsenal. Aún así, existía un asterisco: el nuevo gurú de mercado de los Gunners, Sven Mislintat. Este alemán trabaja desde el pasado 1 de diciembre como director de ojeadores del equipo londinense, y es un secreto a voces que la relación entre él y Tuchel era bastante mala cuando ambos se encontraban en Dortmund. En todo caso, Mislintat aceptaría la llegada del joven entrenador si sus directivos así lo decidían.

Y en toda la telenovela entre Tuchel y el Arsenal, ¿quién aparece? Pues el que faltaba, el viejo Arsene. Lejos de intimidarse por las amenazantes noticias que llegan desde Alemania, Wenger se mantiene en su clásica idea de apoltronarse en su actual asiento en el Emirates. Además, en una entrevista concedida al Daily Mirror, insiste en la necesidad de juzgarle por sus 22 años en Londres y no exclusivamente por los últimos y aciagos tiempos. 

En este reportaje se señala, además, que el Arsenal no ha realizado ningún contacto oficial con Tuchel, en una nueva vuelta de tuerca a los acontecimientos. Un verdadero mareo que, al menos, mantiene entretenidos a los aficionados Gunners. O tal vez no…