Nuevo escándalo relacionado con la violencia machista en el deporte. El diario francés L’Equipe ha publicado una terrorífica entrevista con una mujer, exnovia de un futbolista actualmente en activo, en la que esta revela la brutal actitud del jugador y las constantes palizas que sufría mientras duró su relación. “Buscaba siempre una excusa para pegarme, y no eran tortas sino puñetazos en la tripa, en la cara, por todas partes”, sentencia en el estremecedor relato, en donde no se proporciona el nombre del futbolista ni su actual club. 

La chica, identificada por el pseudómimo Miriam por temor a las posibles represalias, explica en el periódico galo el cambio radical del futbolista desde los comienzos del noviazgo hasta las posteriores agresiones. “Nos conocimos en África, hace cuatro años, cuando vino con su selección a jugar a mi ciudad, y me propuso que me fuera a vivir a Francia con él. Ahí era adorable, pero rápidamente me di cuenta de que no era muy estable. Su personalidad cambiaba en cualquier momento y el mínimo motivo era suficiente para golpearme”, señala la joven. 

Y Miriam prosigue: “Cuando me veía llorar después de haberme agredido se acercaba, me pedía perdón y me obligaba a hacer el amor. Confiaba en que cambiaría, que nos casaríamos, que tendríamos un hijo”. Y esto último podría haber sucedido, ya que, según el reportaje, la chica se quedó embarazada en noviembre del 2015. Sin embargo, el futbolista aprovechó para echarla de casa cuando le faltaba un mes para dar a luz y se negó a hacerse la prueba de paternidad

Consultada sobre por qué nunca llegó a denunciar el caso, la mujer revela que “tenía miedo por mí y por mi hijo porque es un tipo realmente peligroso”, al mismo tiempo que asegura que su ex novio hace lo mismo con su nueva pareja. “He sabido que ha agredido a su actual compañera, incluso durante su embarazo. Lo sé porque se iba entonces a casa del padre de él, con el que mantengo contacto”, detalla, añadiendo que no le resulto sencillo abandonarle porque “dependía completamente” del futbolista a nivel financiero. 

Esta terrible historia recuerda a la conocida a principios de este mismo mes, en Argentina, donde una mujer grabó a su entonces novio, un jugador de la Primera División de rugby, golpeándola en medio de una discusión entre ambos. En este caso, la chica sí denunció al agresor, criticado por aficionados de su ex equipo y también por el presidente de la federación de la disciplina en el país. 

Y jugadores como el ahora francés, ahora español Lucas Hernández y del bético Rubén Castro han protagonizado sonoros casos relacionados con la violencia machista, que han ido desapareciendo de los titulares sin muchas consecuencias. Aunque donde de verdad hay un problema es en la NFL, donde sus equipos ya no saben cómo frenar los casos.

No Hay Más Artículos