En la Bundesliga, hace semanas que la mayor incógnita alrededor del Bayern de Múnich es no si iba a ser campeón, ni siquiera cuándo iba a serlo, sino quién iba a dar el relevo a Jupp Heynckes una vez finalizado su profesional trabajo de Señor Lobo del club bávaro. El veterano entrenador acudió a la llamada para solucionar el lío que había dejado Carlo Ancelotti en el vestuario del Bayern, como el personaje de Harvey Keitel en Pulp Fiction arregló la chapuza de Travolta y Samuel L. Jackson. Un nuevo título de la Bundesliga, quién sabe si más que semifinales en la Champions League, idéntica situación en la Copa alemana… A la espera de oficialidad, lo más parecido a un anuncio de confirmación es la información del Bild, y esa información dice que el elegido es Niko Kovac.

El entrenador hasta ahora el Eintracht de Frankfurt cumple el perfil que parecía buscar el Bayern para una nueva etapa, en la que pronto tendrá que afrontar la sucesión de Frank Ribery, Arjen Robben, quién sabe si Robert Lewanowski; Boateng, Hummels y alguna otra pieza clave entran en la madurez. Kovac tiene 46 años, pero ya acapara experiencia internacional como entrenador. Y en el histórico Eintracht se ha especializado en sacar adelante un grupo muy diverso con mucho talento joven.

Salvó al equipo de Frankfurt del descenso, lo devolvió a una final de Copa después de mucho tiempo y ahora lucha por entrar en la Champions League. Eso y la experiencia de Kovac al frente de la selección sub-21 y la absoluta de Croacia (el país de origen familiar, aunque él ya naciera en Alemania), completa un currículum que parece haber convencido al grupo de sabios exjugadores del Bayern que rigen el club de Múnich. Aunque no le fue muy bien con Croacia en el Mundial de Brasil 2014.  

Precisamente con la camiseta del Bayern vivió Kovac su mejor etapa como futbolista profesional, así que ya conoce la casa donde se exige, para empezar, la dominación absoluta de la competición doméstica. Y luego ya se verá. Como centrocampista, ayudó a ganar una Liga, una Copa y una Intercontinental al Bayern que ahora tiene la Champions League entre sus prioridades. El club bávaro descartó a otro entrenador de perfil similar como Tuchel, y ahora la presión es para Niko Kovac, a la espera de lo que ocurra en el mercado de fichajes.