Corren buenos tiempos para el hace años denostado calcio. Aunque la selección italiana aún esté buscando respuestas a su fracaso por quedarse fuera del Mundial de Rusia 2018, la Serie A vive días interesantes y de buen fútbol. Tras el chute de autoestima para los clubes italianos de la Champions League con la exhibición de la Roma eliminando al Barcelona y la casi gesta de la Juventus en campo del Real Madrid, la liga italiana está más interesante que cualquiera de las otras grandes ligas europeas. Hace tiempo que los campeonatos de España, Francia, Inglaterra y Alemania están ventilados, con Barcelona, PSG, Manchester City y Bayern de Múnich campeones. Pero en Italia, Juventus y Nápoles están empeñados en mantener la emoción hasta el final. 

El empate de la Vecchia Signora en campo del modesto Crotone, y el triunfo del Nápoles en casa sobre el Udinese pone a los de Sarri a cuatro puntos de los campeones de los últimos seis Scudettos. Todo por decidir porque el Nápoles no se rinde después de que los juventinos les superasen en la tabla hace ya unas cuantas jornadas. La Juve, lamiéndose aún las heridas del penalti de Benatia a Lucas Vázquez que les eliminó en el Bernabeu días antes, fueron un equipo soso y sin velocidad en campo del Crotone, entrenado por el exportero de la selección italiana Walter Zenga. Aunque los bianconeros se adelantaron con un tanto del brasileño Alex Sandro, el partido nunca estuvo del todo controlado por los de Allegri, y la prensa local se ceba con Dybala. 

El portero suplente Szczesny estuvo acertado en un par de intervenciones, peor no pudo hacer nada cuando el delantero nigeriano Simy enganchó una chilena dentro del área ante la pasividad de la defensa de la Juventus. El empate y el deja vú de lo de Cristiano Ronaldo en Turín fue igual de doloroso para los de Allegri, que ya no pudieron rehacerse y cedieron dos puntos de manera inesperada. “Hace un mes y medio hubiera firmado estos cuatro puntos de ventaja sobre el Nápoles“, se consolaba Allegri tras el partido. En el horizonte, un duelo directo en el Juventus Stadium que puede sentenciar la Serie A. “No firmo el empate. Si ganamos, el Scudetto es nuestro. De todas formas, la liga no acaba en ese partido, sino el 20 de mayo”, añadió. Es decir, le vale el empate este próximo domingo.

Mientras, el Nápoles sacó adelante el partido ante el Udinese, que se puso por delante dos veces pero no pudo contener la furia de los napolitanos. Insigne, Albiol y Milik firmaron la remontada antes de la sentencia de Tonelli a un cuarto de hora para el final. Y por si la emoción por el título no fuera suficiente en la Serie A, la lucha por ser tercero no lo es menos, porque implica a los dos equipos de Roma. La Lazio remontó en casa de la Fiorentina un partido que tenía dos expulsados por bando al cuarto de hora. El 3-4 final corona a uno de los equipos más divertidos del calcio y, sobre todo, a Luis Alberto, el español que llama a las puertas del Mundial 2018 con otros dos goles y una asistencia decisiva para el triunfo de los laziales.

No Hay Más Artículos