El plan funcionó y ya todo está dispuesto para que los aficionados europeos lean una y otra vez el nombre de Hirving Chucky Lozano en las portadas de la prensa deportiva durante este verano. El futbolista mexicano acaba de proclamarse campeón de la Eredivisie con el PSV Eindhoven con una aportación decisiva de 16 goles y 11 asistencias. A sus credenciales solo les faltaba un añadido más para saltar puestos en la agenda de los grandes clubes del continente. Y ya lo tiene. El súperagente Mino Raiola es su nuevo representante.

El guion que los asesores de Lozano diseñaron se está cumpliendo a la perfección. Pese a que pudo fichar por el Celta de Vigo, La Liga española resulta un torneo muy exigente que puede truncar la adaptación de jóvenes talentos dispuestos a probarse en Europa. Así que a última hora el de Ciudad de México prefirió un aterrizaje suave, la fórmula que ya probaron en su día estrellas como Romario, Ronaldo o Luis Suárez: jugar en la liga holandesa, donde se aprecia a los jugadores de buena técnica, se estimula el fútbol ofensivo y las defensas, por decirlo con un eufemismo, no son las más expeditivas del continente. 

Tras demostrar que su nivel está por encima del de la competición, al extremo que se va a alinear con el Tri en el Mundial de Rusia 2018 le ha bastado una temporada para quemar una etapa en su carrera. El siguiente paso es dejar atrás el contrato de cinco temporadas que había firmado con el PSV para buscar más emolumentos y más retos deportivos. Y para eso, Hirving Lozano se ha puesto en manos del hombre adecuado. 

El temor que los clubes le tienen a Mino Raiola es proporcional al afecto que le demuestran sus representados. Obtiene mucho dinero de los primeros para entregárselo a los segundos (y por el camino él se lleva una comisión importante). La temporada estival va a ser intensa para el agente, que ya se ha dado prisa en enviar a su futbolista más querido, Zlatan Ibrahimovic, a Los Ángeles. Necesita sacarse tareas de encima pronto porque parece claro que va a tener que trabajar en un nuevo destino para Paul Pogba y quién sabe si organizar el enésimo drama entre Donnarumma y el Milan. Y aun así, ha estado ojo avizor para captar a Hirving Lozano, al que sin duda buscará acomodo en una escuadra de prestigio, con el mercado italiano como postor preferente. 

El exjugador de Pachuca es un habilidoso extremo de enorme proyección ofensiva, desequilibrante y goleador, al que a veces le pierde el carácter. Se ha pasado hasta cinco jornadas de liga sentado en la grada tras ser expulsado. Cuando se calma hay quien ve en él un futbolista muy parecido al chileno Alexis Sánchez. Y Lozano es más joven y más barato. O no tanto, porque ahora tiene a Raiola a su lado para elevar su precio. 

No Hay Más Artículos