El Nápoles ha apretado al máximo el tramo final de la SerieA 17/18 después de superar a la Juventus por 0-1 y colocarse a un solo punto del líder del Calcio a falta de cuatro jornadas para el cierre de la competición. El central senegalés Koulibaly castigó en el último instante el conformismo de la Vecchia Signora, que planteó el partido para evitar la victoria visitante y se olvidó de atacar, lo opuesto a un cuadro partenopeo que buscó con ahínco la portería de Buffon.

Conscientes de lo mucho que había en juego, el encuentro arrancó a un ritmo elevado y con numerosos encontronazos. Tal era la intensidad que un guerrero como Giorgio Chiellini debió retirarse lesionado, mientras que ciertas entradas a destiempo ocasionaban una lluvia de amarillas. El medio del embrollo, ambos equipos amagaron: Howedes pudo adelantar a la Juve con un cabezazo y Hamsik debió hacerlo para los suyos, pero el eslovaco se dejó la puntería en el sur. 

La mejor oportunidad local en toda la noche la tuvo Pjanic, cuyo disparo se topó con el poste de Pepe Reina. Poco a poco, los turineses se fueron diluyendo, más aún después de la sustitución de Dybala en el descanso, una invitación que los hombres de Maurizio Sarri aprovecharon para hacerse con el mando. Hamsik volvió a fallar y Zielinski probó a Buffon desde lejos, aunque sería Callejón el que motivaría una buena intervención del eterno meta italiano. 

A medida que avanzaba el reloj, la especulación local iba en aumento. Es la Juve, pensarían muchos aficionados; si algún equipo en el Calcio se maneja en estas situaciones, son ellos. Pero Koulibaly hizo saltar todo por los aires. Así apareció el central africano, volando, para dinamitar el Juventus Stadium en el minuto 90 y diseñar un vibrante fin de curso en la Serie A. 

A falta de cuatro jornadas por disputarse, la Vecchia Signora se mantiene líder con 85 puntos aunque el Nápoles se le ha acercado y acumula 84. Y ojo al calendario que se viene: la Juventus recibirá en casa a Bolonia y Verona pero tiene dos salidas complicadísimas, contra Inter y Roma (ambos jugándose la Champions). Por su parte, los napolitanos tendrán que visitar a Fiorentina y Sampdoria, mientras que se medirán en San Paolo al Torino y al Crotone.  Dos de esos rivales son enemigos enconadísimos de la Juve, su vecino de ciudad y la Fiore. ¿Quién saldrá campeón?