Steven Gerrard ganó casi todo lo posible con el Liverpool, donde se convirtió en mito del equipo al que creció odiando como fan del Everton. Tras colgar las botas en su retiro dorado en Estados Unidos, el icónico número 8 de la camiseta roja empezó a preparar su carrera como entrenador en las categorías inferiores del Liverpool, dirigiendo a los juveniles en la Youth League y llegando a cuartos de final. Ahora, Gerrard apunta a su estreno profesional con el Rangers escocés, encaminándose a un gran derbi de Glasgow contra el Celtic de otro ex del Liverpool, Brendan Rodgers.

El nombre de Gerrard venía rondando la cabeza de los directivos del Rangers, el renacido club de Glasgow tras las cenizas carbonizadas del antiguo Glasgow Rangers, consumido por las deudas. Pero cuando el presidente del club de Ibrox, Dave King, acudió al palco de Anfield para ver al Liverpool en la Champions League ante la Roma, acompañado de otras leyendas del club como Ian Rush y Kenny Dalglish, la prensa comenzó a sumar dos más dos. Steven Gerrard tiene 37 años y su sueño es dirigir al Liverpool desde la banda. Pocos sitios mejores para comenzar que en Glasgow y en el Rangers, un club sediento de recuperar la gloria perdida y la presencia europea secuestrada por sus propios errores.

Me sorprendió un poco cuando lo leí. Pero si el rumor es cierto, puede que Stevie sienta que es el club adecuado para comenzar. Siempre ha querido ser entrenador. Lo sé de mi tiempo trabajando junto a él en el Liverpool. Siempre ha respondido a las expectativas como jugador del Liverpool y capitán de Inglaterra”, explicó Brendan Rodgers sobre Gerrard. Rodgers es el entrenador del Celtic de Glasgow desde hace ya unos años, y fue técnico del Liverpool cuando aún Gerrard estaba en activo. Ahora, pueden encaminarse a un duelo desde la banda en el derbi de la ciudad escocesa que tiene una cita este mismo domingo.

Jurgen Klopp le ha dado la bendición a que Steven Gerrard salga ahora del Liverpool para curtirse como entrenador en los menos acogedores campos de la primera división escocesa, consciente de que, cuando el alemán acabe su periplo en Anfield, el mítico 8 será el primero en la fila para sucederle. La historia es bonita: gran exfutbolista acude a un histórico en recuperación para hacerse un nombre como entrenador, y en un ambiente de lo más futbolero. Sólo tiene un punto agridulce. El actual entrenador del Rangers se llama Graem Murty, y a sus 43 años su mayor sueño era el de su actual trabajo, aunque sea como interino. “Creo que he hecho un buen trabajo, pasando de cuartos a segundos con un equipo que no es mío, un estilo de fútbol que aún no es el que busco. Quiero dejar mi sello de verdad en el equipo. Si ganamos cuatro partidos más y nos metemos en Europa, ¿quién sabe?”, declaró ante los rumores Murty. No tiene pinta, Graem. La sombra de Steve Gerrard y su leyenda es demasiado alargada.

No Hay Más Artículos