Con el Clásico a la vuelta de la esquina, tanto Barcelona como Real Madrid viven un momento dulce. Los culés por su reciente conquista de la Liga española y los merengues por su pase a la final de la Champions League tras superar a un desafortunado Bayern de Múnich. Precisamente, este nuevo éxito del club blanco ha empañado los festejos en Can Barça y algunas voces han aprovechado para estallar a causa de la trayectoria continental del enemigo. 

Uno de los más sonados ha sido el del ex culé Marc Crosas en Twitter. El jugador formado en la Masía y actual trotamundos del fútbol mexicano siguió la vuelta de la semifinal entre el Madrid y el Bayern en esta red social, repartiendo elogios para Zinedine Zidane (por la titularidad de Kovacic) o Benzema (“Con él en la cancha, Cristiano es mejor”). Sin embargo, lo más llamativo entre todos sus mensajes fue el tremendo palo que dedicó a la directiva del Barcelona tras la clasificación del equipo español para la final. 

Antes de nada, el ex futbolista de Cruz Azul, Universidad de Guadalajara o Santos Laguna constató la superioridad del conjunto alemán a lo largo de los 180 minutos, pero también recordó la principal virtud de los blancos: “El Real Madrid compite, no juega, como nadie en estas fases. Espectacular! Hablar de árbitros cuando llegan a 4 finales de Champions en 5 años sería una barbaridad”. Muy poco después, se le cruzó el cable apuntando directamente a la planta noble del Camp Nou. 

Crosas, natural de Girona y que cuenta también con la nacionalidad mexicana desde 2014, se refiere, claro está, a la incapacidad de la entidad catalana para superar los éxitos del Madrid a nivel continental si los culés cuentan en sus filas con el mejor jugador de todos, Leo Messi. Cierto es que el Barça no está fino en sus últimas campañas europeas, con especial notoriedad de sus fracasos en tierras italianas (contra la Juventus el curso pasado y contra la Roma en el actual). 

En cualquier caso, el reconocido defensor del independentismo catalán podría haber expresado el sentir generalizado de la afición, pues el solo imaginar tres Champions consecutivas para el Madrid sería un trago demasiado difícil de digerir. Uno que ni siquiera se apacigua con el doblete Liga y Copa…