El Chelsea ha mantenido vivas sus remotas esperanzas de clasificarse para la próxima Champions League tras batir al Liverpool por 1-0 gracias al tanto de Olivier Giroud. El flamante finalista de la competición continental no pudo imponerse en ningún momento del encuentro a la soberbia retaguardia local, personalizada en un Rudiger que anuló por completo a su ex compañero italiano Mohamed Salah.  

El planteamiento de ambos se vio cristalino desde el principio. Los Reds apostaban por tocar y mantener la posesión a la espera de huecos y los Blues por neutralizar los intentos rivales y hacer daño a la contra. Claro que la táctica local pudo irse al traste a los 2 minutos, con una buena ocasión de Firmino que desbarató Courtois. Lejos de intimidarse, los londinenses fueron creciendo con el paso del cronómetro arbitral. 

Sin querer, Giroud evitó una prometedora llegada de su compatriota Bakayoko al borde del área, para respiro de los visitantes. Los hombres de Klopp respondieron con dos disparos muy seguidos de Sadio Mané, ambos atajados por el meta belga del Chelsea. Sin embargo, a los visitantes se les veía incómodos; el poblado centro del campo local, con la habitual exhibición de Kanté en la recuperación, impedía a los Reds encontrar los espacios para aprovechar su velocidad arriba

Incapaz de practicar su habitual juego de ataque, el Liverpool también perdió su concentración atrás, de ahí el 1-0 para los hombres de Conte. Bakayoko envió un buen balón a la derecha, Moses la colgó tras encarar a Robertson y Giroud cabeceó a la red con un sensacional giro de cuello. Cesc Fàbregas estuvo cerca de ampliar la ventaja en la aproximación siguiente, en los peores minutos de los Reds. 

El principio de la segunda mitad mantuvo el guión anterior, con las tropas de Conte amenazando a través de un chut raso de Moses o de gol bien anulado a Rudiger por fuera de juego. No le gustaba el panorama a Klopp y el alemán empezó a mover fichas, lanzándose a por todas con la entrada del ariete Solanke, formado en la cantera Blue. Fueron suyas las dos últimas opciones de los Reds, ambas de cabeza y muy desviadas, en una tarde frustrante para la tropa de Merseyside

De cara a la última semana de competición, el Liverpool aventaja al Tottenham en dos puntos y al Chelsea en tres, aunque los dos equipos londinenses tienen dos partidos por disputar mientras los Reds solo uno. El técnico alemán hablaba hace días de la importancia de este choque y quién sabe si no acabará siendo decisivo…