El fútbol ha evolucionado de tal forma que cada vez se le da más importancia a la versatilidad. Casi todos los jugadores necesitan hacer de todo y se valora mucho dominar muchos aspectos, con y sin balón. Delanteros que presionen como el mediocentro más aguerrido, centrales que saquen el balón jugado para mantener el balón y, por supuesto, porteros que dominen el juego con los pies para ser el primer atacante. En este aspecto ahora mismo hay varios que destacan en esta faceta. Ter Stegen, Neuer y, como no, uno entrenado por Pep Guardiola: el brasileño Ederson Moraes.

Su llegada al Manchester City atrajo muchos focos por el alto precio que pagó el club inglés al Benfica. Después de su primera temporada ha quedado bastante claro que es uno de esos fichajes que seguramente acabe saliendo barato. Porque además de ser un porterazo bajo palos, como ha demostrado con algunas intervenciones salvadoras esta temporada, Ederson se ajusta perfectamente a lo que pide el técnico catalán de un cancerbero: tranquilidad y técnica para ser un jugador más cuando el balón está sobre el césped.

Los vídeos de su participación decisiva en la salida de balón del City se convirtieron en virales en las redes sociais. Durante la presente campaña además, Ederson destacó por su precisión, más alta que la de muchos centrocampistas de la Premier League, pero encima ahora acabamos de conocer que no es su única virtud cuando golpea el esférico. A eso le suma la potencia, tal y como acredita el récord Guinness que acaba de recibir por el saque de portería más largo del mundo.

El propio Ederson mostraba orgulloso el certificado en su cuenta de Instagram. El saque en cuestión tuvo lugar el pasado verano, en un encuentro amistoso entre el Manchester City y el Tottenham, con motivo de la International Cup en Estados Unidos. El guardameta brasileño le puso un balón de más de 70 metros a Agüero en el pecho, dejándolo uno contra uno con su marcador en la frontal del área rival desde su propia portería.

No Hay Más Artículos