El fútbol es imprevisible hasta para aquello que no tiene que ver con el juego. Durante toda este temporada que ya se acaba para dar paso a la Copa del Mundo de Rusia, se hablaba del fin de una época en las porterías europeas, la que marcaron dos leyendas como el italiano Gianluigi Buffon y el español Iker Casillas. El uno iba camino del retiro y el otro lejos de la primera línea competitiva. Y de repente, en el mismo día, Gigi anuncia que se va de la Juventus pero posiblemente no del fútbol, y el hombre apodado El Santo confirma que se queda una temporada más al frente de la meta del Porto. Ahí están, dos tipos encargados de parar goles, colándonos a todos un tanto por la escuadra. 

En el caso de Casillas, club y jugador han decidido extender un año más su relación, algo que parecía difícil a mediados de este mismo curso. Por aquel entonces, el guardameta de 36 años había perdido la titularidad a manos de su habitual suplente, José Sá. Comenzaron a aflorar los rumores que situaban a la leyenda del Real Madrid buscando un lucrativo contrato en dólares en la liga estadounidense. Sin embargo, la situación dio un vuelco inesperado. 

El entrenador Sergio Conceiçao devolvió el puesto de salida en la portería al español durante el tramo decisivo de la temporada y el Porto acabó alzando la Liga Nós tras imponerse al Benfica en el sprint final por el título. Ante una hinchada enfervorecida por haber terminado con cuatro años de dominio de las águilas benfiquistas, debió pensar el portero que en Portugal no vive nada mal. Él, que siempre se ha destacado como un tipo sencillo, orgulloso de sus raíces rurales, ha encontrado un acomodo envidiable en un club de abolengo, que jugará la Liga de Campeones y que habita una ciudad pujante pero coqueta, muy diferente a las metrópolis americanas o la propia Madrid. ¿Para qué cambiar, pues?

“Soy feliz, estoy con ánimos y, poniendo todo en una balanza, hay cosas más importantes que el factor económico”, explicó Casillas tras firmar un contrato por una temporada más. “Había rumores de que podía salir, pero mi intención fue siempre la de seguir y afortunadamente puedo continuar y estoy alegre por eso”, añadió. 

Lo económico no es lo importante, no solo por lo que podría estar ganando en una liga exótica, sino porque según la prensa portuguesa el portero reducirá sus emolumentos para continuar ligado al Porto. Pinto Da Costa, el carismático presidente del club, confirmó ese extremo con el que se había venido rumoreando toda la campaña: “Desafortunadamente, debido a la situación del fair-play financiero, no nos era posible mantener las condiciones que tenía, pero llegamos a un acuerdo”. También defendió el valor simbólico y a la vez deportivo de contar con una figura como Casillas: “Estamos muy orgullosos por eso, pero en estas cosas cuenta el presente y él acabó la temporada como titular, fue importante en partidos decisivos y a partir del momento en el que entrenador mostró el deseo de conservarlo en el equipo, llegamos hasta donde fue posible. No era todo lo que él quería, pero por sus grandes ganar de quedarse hubo entendimiento”. 

Iker Casillas ha jugado 114 partidos con los dragoes, manteniendo la portería imbatida en 54 ocasiones. Al menos durante un año más va a poder seguir añadiendo datos a una cuenta que ya ha superado el millar de encuentros

☝🏼 época mais!! @fcporto ⚪️🔵⚪️🔵

A post shared by Iker Casillas (@ikercasillas) on

No Hay Más Artículos