El cielo se ha tornado gris en San Siro cuando parecía que por fin salía el sol. El ambicioso proyecto del AC Milan se tambalea menos de un año después de que sus nuevos propietarios, comandados por el chino Yonghong Li, desplegasen la inversión más elevada en el Calcio durante muchos años. El pasado verano, Il Diavolo firmaba a Leonardo Bonucci, André Silva, Hakan Calhanoglu, Nikola Kalinic o Franck Kessie en una demostración de sus futuras intenciones, pero a la UEFA algo le huele mal. Tanto, que las posibles sanciones están a la vuelta de la esquina

¿El motivo? Pues que el máximo organismo del fútbol continental considera que el club italiano ha incumplido el juego limpio financiero, que parece existir para unos cuantos equipos pero no para otros que se cuentan con los dedos de la mano. Ya no es que el Milan se hubiera gastado en torno a 200 millones de euros en el último período estival, sino que la UEFA no se fía de la procedencia de ese dinero. Concretamente, desde la sede de Nyon puntualizan “la incertidumbre en relación con la refinanciación del préstamo” que los dueños del club rossonero tendrán que pagar en octubre de este año

La decisión definitiva sobre las posibles sanciones al club lombardo se conocerá en junio, aunque por Italia ya temen lo peor: desde alguna multa económica hasta la incapacidad para firmar e inscribir nuevos futbolistas, pasando por la eliminación de la próxima Europa League, a la que se habían clasificado por finalizar la Serie A en sexta posición. Desastres que podrían tener consecuencias inmediatas, por ejemplo, para Pepe Reina, que ya había acordado su aterrizaje en San Siro. O también para Álvaro Morata, un rumor bastante comentado en los últimos días por el país transalpino. 

Las primeras reacciones desde la entidad no se han hecho esperar y ha sido el CEO Marco Fassone el que ha criticado a la UEFA por “dañar la imagen del Milan”, además de anunciar acciones legales contra la postura del organismo. Desde Il Diavolo se cree que la situación es injusta para su club, observado con lupa desde Nyon mientras a otras entidades europeas se les permite gastar toneladas de dinero sin que les ocurra nada. La batalla por la supervivencia del proyecto chino-rossonero acaba de comenzar…

No Hay Más Artículos