Loris Karius puede darle las gracias a Gareth Bale. Solo el colosal gol de chilena del extremo galés puede hacer que cuando pasen los años y se rememore la victoria del Real Madrid frente al Liverpool en la final de la Champions League 2018, el primer recuerdo del partido no sean las pifias cometidas por el portero del equipo inglés y sí un escorzo para la historia. Es un flaco consuelo, pero a cosas así tiene que agarrarse el alemán para sobrellevar una actuación que puede marcar su carrera. Con la imagen de sus errores aún repitiéndose en televisiones de todo el mundo, en Merseyside dan palmadas de ánimo en la espalda del jugador con una mano mientras con la otra descuelgan el teléfono para buscarle sustituto. 

La prensa inglesa ya informa de los contactos del club de Anfield Road para fichar a Alisson Becker, el cotizado portero de la Roma al que sus delanteros golearon en las semifinales de la Copa de Europa. El internacional brasileño se ha consolidado como uno de los mejores en su puesto y el Liverpool tiene buenas experiencias de sus negocios con los italianos: de allí se trajeron a Mo Salah, el delantero más en forma del continente hasta que Sergio Ramos se cruzó en su camino y lo agarró del brazo. Sin embargo, Jürgen Klopp deberá vencer la resistencia del director deportivo romanista, Monchi, a desprenderse de un baluarte y asistir de nuevo a su florecimiento en otro club, como sucedió con el ariete egipcio. 

Los contactos de los reds con Alisson no son nuevos, pero su precio cercano a los 70 millones de euros hizo que Klopp mantuviese su confianza en Karius durante la segunda mitad del campeonato, después de que el meta germano le arrebatase la titularidad al francés Simon Mignolet. La actuación en la final de Kiev ha hecho ver al entrenador que su portero no cuenta con la jerarquía suficiente para ocupar la meta frente a The Kop. Otras opciones de jugadores vinculados al Liverpool, como Jan Oblak, tendrían precios aún más prohibitivos. 

Y aunque su equipo le busca relevo, el cancerbero alemán tiene cosas peores que leer cuando mira su teléfono móvil. Por ejemplo, que Joachim Löw no lo consideraba uno de los cuatro mejores porteros teutones que merecían estar en la lista previa para el Mundial de Rusia de la selección de Alemania. O mucho peor, las amenazas de muerte recibidas a través de las redes sociales y que han motivado una investigación policial. “Tus hijos merecen morir” o “Espero que muera toda tu familia” son algunas de las barbaridades que ha tenido que leer. Afortunadamente, también los mensajes solidarios enviados por guardametas de todo el mundo, quizás los que mejor comprenden la soledad de un compañero que puede ver su vida condicionada por dos deslices que apenas suman un segundo de tiempo. 

El único rédito obtenido hasta la fecha por el alemán es que su imagen desconocida para el gran público ahora está a la vista de todos. También abundan por las redes los mensajes que alaban la belleza aria del jugador y las noticias que indagan en su vida personal para descubrir con quién está pasando este mal trago. Se trata de la modelo estadounidense Daniella Grace,  quien anteriormente había sido relacionada con otros deportistas como el ciclista Taylor Phinney, la estrella de la NBA Blake Griffin y, curiosamente, otro protagonista de la final de la Champions que también terminó triste pese a estar en el equipo ganador: Cristiano Ronaldo

Few days in the sun 🌴☀️⛱ Guess where I‘m at? #LK1

A post shared by LORIS KARIUS (@lorisk21) on

No Hay Más Artículos