Al Liverpool se le han visto rasgos de equipo grande esta temporada. Aún sin haber sumado ningún título a las vitrinas de Anfield, los Reds se han convertido en una máquina goleadora al ritmo de su tridente ofensivo y el vertiginoso estilo diseñado por Jurgen Klopp. Es cierto que faltan ciertas pinceladas para dar el salto definitivo, pero a tenor de lo visto estos días, la directiva del club de Merseyside va a taponar esas grietas de inmediato. De hecho, ya se han puesto a ello con la llegada de Fabinho, el primer gran fichaje de este verano en la Premier League descontando el ya anticipado aterrizaje de Naby Keita. 

El mediocentro defensivo brasileño se traslada desde Mónaco para formar parte del engranaje del esquema de Klopp y, con total probabilidad, tapar la inminente salida de Emre Can con rumbo a la Juventus. En el conjunto del Principado se ha destapado como un centrocampista muy completo, capaz de realizar el trabajo sucio por su zona y también de enviar balones largos más que suculentos a sus compañeros más adelantados. Otro beneficio, en ese sentido, para los Salah, Mané y Firmino. 

Se cumple así el gran deseo del ex del Real Madrid Castilla, que quiso salir ya hace doce meses junto a Mbappe, Bernardo Silva, Bakayoko y Mendy. Ahora llega a la Premier League para formar una medular dinámica junto al citado Keita o los ya presentes Wijnaldum y Chamberlain. Las características del guineano se complementan a la perfección con las de Fabinho, pues uno es un futbolista de largo recorrido y despliegue mientras el otro permanece más por su área equilibrando al colectivo. Nadie puede decir, en este sentido, que el Liverpool no incorpore futbolistas con una idea clara de lo que busca con ellos. 

Con Fabinho y Keita, Klopp tiene un centro del campo de muchísimo nivel para competir de tú a tú en las islas y convertirse en una alternativa real para el Manchester City. Pero quieren más. Desde hace semanas, los dirigentes de Anfield negocian con el Lyon por su estrella, Nabil Fekir, mientras los rumores sobre la llegada de un portero son incesantes, tras lo sucedido en la final de la Champions League con Karius. Con un central de máximas garantías para acompañar a Van Dijk tendrían, sin duda, la mejor plantilla en mucho tiempo por la orilla roja de Merseyside. 

No Hay Más Artículos