Loris Karius apenas durmió en las horas posteriores a la final de la Champions League que el Liverpool perdió a manos del Real Madrid. Sus dos garrafales errores provocaron dos goles decisivos en la derrota inglesa, y las redes sociales se cebaron con el portero alemán. El caso es que los dueños del Liverpool, empresarios de Boston, metieron a Karius en un avión y lo mandaron a un médico de su confianza, experto en traumas provocados por los golpes de la NFL. Varios días después de la final de Kiev, esos doctores del Massachusetts General Hospital aseguran que Karius sufrió una conmoción cerebral durante el partido contra el Real Madrid, después de un golpe que se dio con Sergio Ramos al poco de arrancar la segunda parte de la final.

Lo que le faltaba a Ramos era que le culparan de los graves errores de Karius después de que todo Egipto quiera decirle unas cuantas cosas por lo que pasó con Salah. Y en esa dirección perece ir el intento delos dueños del Liverpool de descargar algo la presión sobre Karius. “Después de revisar minuciosamente el vídeo del partido e integrado un relato detallado -incluyendo sus síntomas objetivos actuales e inmediatos tras el choque – de las mediciones objetivas y los exámenes físicos, concluimos que Karius sufrió una conmoción cerebral durante el partido. En el momento de nuestro examen, los principales síntomas residuales y señales objetivas sugerían que existió una disfunción en la visión espacial y que ocurrió, probablemente, después del choque. Otros síntomas y áreas de disfunción también se mantuvieron. Pudo ser que tales déficits afectaran su rendimiento”, viene a decir el comunicado del Massachusetts General.

Karius hizo una parada en la poco apetitosa Boston (para un futbolista joven con mucho dinero y recién acabada la temporada) antes de irse a sus verdaderas vacaciones a farandulear en el sol de California. Cinco días después de la final de la Champions, el portero alemán se sometió a los exámenes físicos que le marcaron los dueños del Liverpool con Ross Zafonte y Lenore Herget, los doctores con experiencia en mirar los golpes que se llevan los jugadores de los New England Patriots. El mismo comunicado dice que Karius mejoró exponencialmente en el tiempo que estuvo con los médicos del Massachusetts General, aunque le recomiendan reposo y precaución antes de retomar la actividad. 

Karius pidió perdón por sus dos graves errores en la final de la Champions (le regaló un saque con la mano a Benzema para el 1-0, y sus manos se doblaron a un tiro sencillo de Gareth Bale para el 3-1), que llegaron justo después de que Sergio Ramos chocara con él de manera bastante inexplicable tras un córner a favor del Real Madrid. El juego no se paró en ningún momento a pesar de que Karius pareció acusar el golpe en la cabeza. El Liverpool quiere eximir así de algo de responsabilidad al meta alemán, por más que trascendiera horas después de la final que ya le buscaba reemplazo para la temporada que viene

No Hay Más Artículos