Pese a la enorme expectación que generó su fichaje y la tendencia histriónica del personaje, la presentación de Cristiano Ronaldo con la Juventus de Turín fue de lo más discreta, acorde con la elegancia de la que hace gala el club italiano desde el mismo diseño de su uniforme, acaso el más hermoso del fútbol. No hubo fuegos artificiales ni fastos desmedidos, pese a lo que se venía anunciando. El portugués se sentó delante de un micrófono, dio una rueda de prensa y pasó a presentarse por Vinovo, la ciudad deportiva del campeón de la Serie A. Allí conoció a Max Allegri, su nuevo técnico, y se abrazó con Chiellini, el rudo defensor al que se le apreció un gesto de alivio por tener al que fue su martirio ahora de su parte. Todo resultó incluso demasiado normal.

El estilo Juve se impuso a la marca Cristiano y en el olvido quedó el Real Madrid. “¿Qué mensaje le mandas en el día de hoy a los madridistas?”, preguntó un periodista español como si se resistiese a asumir que esa es una página cerrada para el delantero. “No creo que los madridistas estén llorando, fue un club que me ayudó en todo pero esta es una nueva etapa en mi vida”, respondió el jugador dando a entender que las nostalgias son para otros. “No estoy triste en absoluto”, insistió por si quedaba alguien por enterarse. 

Para él todavía se trata del fútbol (lo del dinero -entre 22 y 30 millones de ficha, se especula, y tabula rasa con el fisco– ya se daba por supuesto también en su etapa merengue). “Los jugadores de mi edad van a China o Qatar”, dijo marcando una línea entre sus 33 años de excelencia que para otros ya son de declive: “La forma física y la mental son buenas. Tengo una motivación enorme. No soy como los que piensan que con 32 ó 33 años su carrera deportiva ha terminado”. De igual modo, pese al discreto papel de Portugal en el Mundial de Rusia 2018, tampoco contempla el fin de su carrera internacional: “Nunca voy a dar la espalda a mi país. Seguiré en la selección”. 

View this post on Instagram

Forza Juve! #FinoAllaFine

A post shared by Cristiano Ronaldo (@cristiano) on

Llega Cristiano al calcio que su nuevo equipo gobierna con puño de hierro desde hace siete temporadas. Su reto estará en dosificarse tan bien como la hizo durante la última campaña con el Madrid, donde su rendimiento en La Liga bajó, pero brilló como nunca en la Champions League, el gran objetivo de los turineses. Con su contratación, la Juve quiere competir también en ese escenario global donde gobiernan clubes como el Manchester United o el Barcelona, ese que consiste en ver gente con sus camisetas en las calles de Tokio o Dakar. Mientras tanto, los madridistas que lo echen de menos pueden seguir los tutoriales que existen para pintar franjas negras en la equipación blanca, porque su ídolo ya no mira atrás. 

No Hay Más Artículos