Jurgen Klopp es un tipo muy inteligente. Sabe que tiene en la palma de la mano a la afición de uno de los clubes con más aficionados desperdigados por todo el mundo. En cada presentación o vídeo creado por el Liverpool para sus redes sociales, aparece el sonriente alemán dando abrazos y repartiendo sonrisas y contundentes palmadas en la espalda a los futbolistas. El último, el portero Alisson, el guardameta más caro de la historia del fútbol. En plena entrevista promocional, ahí apareció Klopp para recibir a su último y carísimo fichaje. Y con la misma naturalidad que le robó un par de planos al brasileño, luego respondió ante la prensa que aquello que había dicho de que había equipos que gastaban mucho más dinero que ellos ya es diferente en su mente.

Alisson Becker y Courtois encabezan el inminente baile de porteros en el fútbol europeo

“No podía imaginarme que el mundo del fútbol cambiaría así. Hace dos años y medio, 100 millones de libras era una suma de locos, y desde entonces todo ha cambiado. En este momento, hemos contratado al portero más caro, y aún habrá un montón de fichajes en este mercado en el que se verán esas cifras”, dijo Jurgen Klopp, recogiendo un poco la vela que arrió cuando el Manchester United fichó a Paul Pogba por poco más de 100 millones de euros. Entonces, el ex del Borussia Dortmund se quedó a gusto criticando lo que significaba la contratación del centrocampista francés: “Otros clubes pueden ir y gastar más dinero y sumar jugadores top, sí. ¿Tengo que hacerlo de una manera diferente? en realidad, quiero hacerlo diferente. Lo haría diferente aunque pudiera gastarme ese dinero”.

Jurgen Klopp ya tuvo que justificar el fuerte gasto del Liverpool en el central holandés Van Dijk, pero es ahora con la contratación de Alisson cuando el técnico alemán ha reconocido que quizás el mundo del fútbol actual no se entiende sin este tipo de dispendios gigantescos, con los que ha permitido que su equipo corrija serios defectos que quedaron de manifiesto en la final de la Champions League ante el Real Madrid. Y sumémosle la llegada de Keita, Fabinho y Shaqiri y el Liverpool está cerca de los 200 millones de euros de gasto en este verano. “No nos importa lo que puedan pensar. Como seguro que el Manchester United no prestaba atención a lo que yo tenía que decir sobre Pogba. ¿He cambiado mi opinión? Sí, es la verdad. Es mejor cambiar de opinión que nunca tener una”, sentenció Klopp. Problemas del primer mundo futbolístico.

No Hay Más Artículos