El retorno del Parma a la Serie A ha sido una de las principales historias de los últimos meses en el Calcio. Una vuelta de récord, con el conjunto emiliano retomando su posición en la máxima categoría italiana tras varias temporadas en los infiernos y saliendo a ascenso por curso. Tristemente para la entidad y para sus seguidores, su resurrección se ha visto empañada por un turbio asunto protagonizado por su delantero Emanuele Calaiò y que se habría producido poco antes del enfrentamiento entre el Parma y el Spezia, el último del curso 17/18 y en el cual se confirmó el ascenso de los Gialloblu

El conjunto emiliano venció aquel partido por 0-2, con lo que finalizó en la segunda posición de la Serie B. Aquel día se dio alguna circunstancia llamativa, como por ejemplo el penalti fallado por el atacante local Alberto Gilardino, que jugó numerosos años en el Parma. De hecho, la afición del Spezia acusó después a su delantero centro de haber enviado la pena máxima a las nubes voluntariamente. Sin embargo, el verdadero escándalo llegaría unos días después. Según informaron medios italianos, el citado Calaiò habría enviado unos mensajes de Whatsapp a sus ex compañeros Filippo De Col y Claudio Terzi, en el que les instaba a reducir su intensidad en el choque entre ambos equipos. Los dos defensas italianos disputaron todo el encuentro frente al Parma. 

Lo que tal vez Calaiò no imaginaba es que De Col enseñaría los mensajes a los dirigentes del Spezia, lo cual desencadenó una investigación que ha traído consecuencias desastrosas para el Parma y para su atacante. De acuerdo con la sentencia conocida hoy, el cuadro emiliano arrancará el próximo curso en la Serie A con una penalización de 5 puntos con respecto a sus competidores. Y aún menos mal, porque en un principio hasta se barajó su descenso administrativo. Para Calaiò la sanción es aún más negativa, pues el delantero de 36 años no podrá competir durante dos temporadas (en Italia incluso se especula con su posible retirada). 

Esa, al menos, es la decisión que han tomado las autoridades después de analizar el caso durante las últimas semanas. Porque ahora el Parma se prepara para apelar contra la misma, al considerar que la entidad se ha visto gravemente perjudicada por un episodio en el que no existe responsabilidad alguna por su parte. Habrá que esperar unas semanas, hasta el inicio de la Serie A, para ver si la Justicia italiana acepta su recurso, pero desde luego, el regreso del Parma a lo más alto del Calcio no podría haber arrancado peor. 

No Hay Más Artículos