La afición de la Juventus vive en una nube desde que Cristiano Ronaldo decidió que el equipo de Turín era el idóneo para su separación del Real Madrid. La llegada del delantero portugués puede hacer que la Juve suba el escaloncito que le ha separado de la conquista de la Champions League en los últimos años, y también supone la operación deportiva, económica y de márketing más importante del calcio en al menos una década. Pero el verano loco del fútbol italiano ejemplificado en su siete veces consecutivas campeón puede tener un nuevo episodio. La posible vuelta de Leonardo Bonucci a la Juventus tras su año de viaje de estudios en el Milan sería el complemento perfecto.

El central italiano llegó a estar considerado como el mejor defensor del mundo y se hablaba de un traspaso multimillonario al Manchester City, cuando Bonucci sorprendió a todos y pareció dar varios pasos atrás a nivel deportivo yéndose al Milan. Aquel movimiento lo entendió poca gente, y los más optimistas quisimos ver en ese fichaje una señal de la ya anunciada N veces resurrección del club rossonero. No fue así, el Milan cambió de entrenadores y de propietarios desde entonces y ahora Bonucci, a sus 31 años, quiere buscar de nuevo la gloria deportiva. La Gazzetta dello Sport afirma en su edición del martes que el central se plantea regresar a la Juventus para reforzar la zaga bianconera.

La salida de Bonucci de la Juve estuvo salpicada por la polémica, porque se atribuye a una pelea entre el italiano y Daniel Alves o bien a serias desavenencias del que también era líder de la selección azzurra y el técnico Maximilano Allegri. La prensa local afirma que ya en enero Bonucci intentó salir del Milan, tras darse cuenta del tremendo error que había cometido en su momento. La Juventus busca un central en el mercado y desde España apuntaban en la posibilidad de que el elegido fuera el uruguayo Diego Godín, que aún no ha renovado su vinculación con el Atlético de Madrid.

A Bonucci le lanza mensajes su excompañero Gianluigi Buffon para que elija el barco del PSG en el intento de asaltar la Champions League. El central estaba en condiciones de elegir destino cuando decidió salir de la Juve pero ahora, quizás, con 31 años, sea una operación de riesgo para quien no le conozca a fondo. Y en ese sentido, nadie como la Juventus. Además, la operación tendría sentido estratégico si se confirma el interés del Milan por Gonzalo Higuaín. Bonucci podría entrar en esa operación de ida y vuelta entre los dos grandes clubes de Italia. Muchos aficionados tendrían muchos tuits que borrar, en ambos bandos, si Bonucci vuelve a enfundarse la camiseta de rayas blancas y negras.

No Hay Más Artículos