2018 se confirma como el peor año en la carrera de Neymar. El atacante brasileño fracasó en su intento por conducir al PSG al trono continental en su primera temporada en la capital gala y en el Mundial de Rusia se convirtió en el hazmerreír del torneo, convertido en una especie de Meme por sus constantes piscinazos y exageraciones. Ahora, por si fuera poco, la FIFA acaba de darle la puntilla, al dejarle fuera de los diez finalistas al premio The Best, que encumbra al mejor futbolista del año. Sangrante para un jugador que ocupó la tercera posición de este galardón en 2017 y que había sido cuarto durante el curso anterior. 

A diferencia del brasileño, repiten con respecto al año pasado los omnipresentes Cristiano Ronaldo y Leo Messi, además de Luka Modric y Antoine Griezmann. Son precisamente estas dos las principales amenazas para el portugués de la Juventus, uno de los favoritos a la victoria final, por las considerables credenciales que acumulan; el croata ganó la Champions y lideró a su país a su histórico segundo puesto en Rusia, donde además conquistó el Balón de Oro, mientras el francés colaboró a que Les Bleus obtuviesen una nueva estrella en el campeonato de naciones recién finalizado

Aunque si por algo destaca esta edición de The Best es por la mayoría de debutantes. Así, se cuelan los belgas Eden Hazard y Kevin De Bruyne, los también galos Kylian Mbappé y Raphael Varane, el inglés Harry Kane y el egipcio Mohamed Salah. Los dos primeros emergieron como los focos principales de la atractiva selección de Roberto Martínez, tercera en Rusia, meses después de acumular varios títulos domésticos (la Premier para De Bruyne y la FA Cup para Hazard). Varane, por su parte, luce un currículum como nadie, Mundial y Champions, aunque su posición de central parece jugar en su contra. Mbappé, la gran sensación juvenil, cuenta con pocas opciones pero está destinado a ser un fijo en los próximos años. Completan la decena dos de las grandes figuras del campeonato inglés, Kane y Salah. 

Para hacerles hueco, han desaparecido con respecto al año pasado los madridistas Sergio Ramos, Toni Kroos y Marcelo (obviamente condenados por el papel de sus países en Rusia), el meta del PSG Gianluigi Buffon, el culé Luis Suárez y el todoterreno del Chelsea y Francia N’Golo Kanté. Pero, sin duda, la ausencia más notoria es la de Neymar, que se marchaba a la Ligue 1 con la intención de hacerse un nombre por su cuenta y abandonar la sombra de Messi en Barcelona. No se puede decir, al menos por ahora, que el trabajo le esté saliendo muy bien. 

No Hay Más Artículos