Probablemente no has visto jugar a Alphonso Davies, pero quédate con este nombre: si sale bien, puede ser el nombre del jugador que cambió el paradigma y la visión que desde Europa se tiene de la Major League Soccer. Para la mayoría, la MLS es un destino para grandísimos jugadores europeos en el tramo final de su carrera, o un refugio para futbolistas de nivel medio que están dispuestos a buscar un reto exótico y a un precio razonable mientras aprovechan para vivir una experiencia vital que complemente su carrera. Normalmente, esos jugadores cambian de aires sin que los clubes europeos reciban nada por ellos. Y ahí llega Alphonso Davies para cambiarlo todo: el Bayern de Múnich pagará casi 20 millones de euros por el joven canadiense.

Davies dejará el Vancouver Whitecaps para jugar en uno de los gigantes del fútbol europeo a partir de noviembre, que es cuando el extremo cumplirá los 18 años. Eso le permitirá completar la temporada con la franquicia canadiense, con la que ya fue elegido para el All-Star de la MLS. A sus 17 años, ya ha participado en 55 partidos con los Whitecaps, marcando 3 goles y repartiendo 9 asistencias. El Bayern de Múnich ve en Davies potencial para ocupar cualquiera de las dos bandas a futuro. Un talento llegado a Canadá huyendo de la guerra de Liberia y tras refugiarse su familia en Ghana.

 

“Está listo para irse y crecer como jugador. Está en la edad, le llamo la esponja. Está deseando absorber información. Y tienes que dejarle hacer eso. Estoy feliz, decepcionado por perder a uno de mis chicos, pero es lo correcto”, dijo sobre Alphonso Davies su entrenador en el Vancouver Whitecaps, Carl Robinson. Aún adolescente, Davies ya es internacional absoluto con Canadá e incluso disputado torneos oficiales como la Copa de Oro de la CONCACAF. “Tiene buena pinta, es joven y muy rápido”, dijo Niko Kovac, el nuevo entrenador del Bayern de Múnich, que podrá verlo aún más de cerca en Philadelphia cuando el equipo bávaro se mida a la Juventus en un amistoso.

Alphonso Davies es un orgullo para la MLS porque, además de ser el jugador más caro en salir de la liga (más que los 10 millones de dólares que le costó al Villarreal Altidore hace una década), el joven canadiense de origen africano ha cubierto todas las etapas formativas del fútbol norteamericano: instituto, academia formativa, equipo filial en el segundo escalón de la MLS y finalmente debut profesional con los Whitecaps de Vancouver. El Bayern, que este mismo verano logró la cesión de otro futbolista de la franquicia de Dallas (Chris Richards), quiere pescar en Vancouver a su Pulisic particular. Y de paso la MLS ve cambiado su paradigma.

No Hay Más Artículos