El Barcelona parece haberse aficionado a torpedear operaciones a punto de cerrarse. Si hace unos días el conjunto culé arrebataba a ultimísima hora al brasileño Malcom a la Roma, ahora parece que Arturo Vidal es el elegido para el nuevo hijack (término empleado por los medios británicos para referirse a este tipo de episodios entre un futbolista y dos equipos). El centrocampista chileno del Bayern de Múnich estaba destinado a fichar por el Inter de Milán en las próximas fechas, pero diversos factores han propiciado la prepotente entrada en escena de la entidad culé. 

El primero de ellos, sin duda, es ese supuesto interés mutuo entre el club italiano y Luka Modric. Una pesadilla para el Real Madrid que también parece tener cierta sustancia. Por ello, el Inter se ha despistado en sus negociaciones con el cuadro bávaro por el agresivo sudamericano, unas charlas muy cercanas al apretón de manos. Por mucho que este año regrese a la Champions League, para los nerazzurro sería imposible contratar a ambos jugadores, especialmente tras la llegada hace semanas de Radja Nainggolan. El Fair play financiero pone sus límites al dispendio interista.

Esa distracción del Inter de Milán ha motivado la aparición a última hora del Barça, que pese al fichaje de Arthur sigue empeñado en un medio del estilo de Paulinho y con experiencia europea. Vidal cumple ambas condiciones, con dos únicos puntos en su contra: sus 31 años y sus recientes lesiones. Al margen de sus problemas extradeportivos… Se le perdonarán rápidamente entre la grada, sobre todo cuando se repasen los vídeos de su latente antimadridismo. Su actuación en el Clásico podría ser de esas que hacen época…

En cualquier caso, la operación no está cerrada y habrá que esperar a las próximas horas. Desde Italia aseguran que el agente del chileno se encuentra actualmente en la Ciudad Condal negociando con los culés, con el consiguiente dilema para el Inter: nada les asegura que el Madrid pudiese dejar salir a Modric, y Luciano Spalletti correría el riesgo entonces de quedarse sin ninguno de los dos jugadores. El único beneficiado por todo ello, pase lo que pase, será el Bayern, que desde un principio tenía muy clara la venta del veterano sudamericano e ingresará en torno a 30 millones de euros por él. Solo queda por saber a dónde. 

No Hay Más Artículos