El curioso fenómeno fue tan claro a ojos de todo el mundo que no daba lugar a dudas: mientras Cristiano Ronaldo hacía las maletas para irse a la Juventus, la prensa que rodea al Real Madrid comenzó a glosar las hazañas de Luka Modric en el Mundial de Rusia, pidiendo con vehemencia el mismo Balón de Oro que era una misión casi divina otorgar al portugués. No había ni luto. La pregunta es quién será el siguiente blanco de la propaganda blanca si se confirma la oferta que puede llevar a Modric al Inter de Milán. Porque lo que parecía un rumor imposible toma cierta entidad con el paso de los días, si atendemos a la portada que este jueves le dedica al asunto La Gazzetta dello Sport.

Según el diario rosa, muy atento siempre a lo que sucede en Milán, la mujer de Luka Modric ha ofrecido al Inter el fichaje de su marido. Vanja Bosnic estaría harta de que el Real Madrid tenga sin revisar el contrato del menudo y genial centrocampista croata, Balón de Oro del pasado Mundial y cerebro de las últimas Champions League conquistadas por el club español. Desde Madrid apuntan a que la entidad presidida por Florentino Pérez tiene en sus planes renovar el contrato de Modric, pero Bosnic mira otras posibilidades en caso de que la oferta sea a la baja por un centrocampista de mucho esfuerzo, físico frágil y 33 años a cuestas. Por eso llama al Inter de Milán en caso de que la resurrección del calcio con el fichaje de Cristiano Ronaldo vaya en serio.

El problema es el dinero, porque Modric cobra unos 10 millones de euros limpios de impuestos en el Real Madrid, que exigiría una cantidad importante en concepto de traspaso en caso de negociar con el Inter de Milán. La Gazzetta apunta a una cesión como fórmula intermedia, pero parece poco probable. Nada que Bosnic no pueda solventar si de verdad Modric quiere salir del Madrid. Porque al margen de su brillantez en el campo, el genial centrocampista tiene un par de asuntos judiciales que le atormentan. Por un lado, una multa pendiente con la Hacienda española de un millón de euros, el último de una larga lista de jugadores actuales y pasados del Real Madrid en similar situación.

Por otro, uno más serio, de vuelta en Croacia, donde Luka Modric puede ser condenado a prisión por falso testimonio en un caso de corrupción que involucraba a su antiguo agente, Zdravko Mamic. Un cambio de aires hacia Italia podría darle un impulso a sus finanzas y alejarle del fisco español, como hizo Cristiano. Para el Real Madrid, sería difícil sobrevivir a un verano en el que perder a sus dos símbolos deportivos más prominentes de las últimas temporadas. Y dejaría a (quizás) Isco como la niña de los ojos del entorno mediático del club blanco. 

No Hay Más Artículos