La Champions League no se gana sin una cuenta bancaria rebosante. Lo saben bien dos equipos obsesionados por validar su estatus continental alzando el más codiciado de los trofeos europeos. Gracias a la lluvia de millones de sus propietarios e inversores, Manchester City y París Saint-Germain han trastocado el orden del fútbol, asomando a codazos entre la élite. Sin embargo, los grandes clubes tradicionales siguen mirándolos por encima del hombro cada vez que se estrellan sin alcanzar las rondas finales. La solución de ingleses y franceses a sus fracasos es simple: más dinero. 

El equipo que entrena Pep Guardiola va a cambiar de camiseta. Los sky blue dejarán de lucir prendas Nike y firmarán con Puma a partir de la temporada 2019/2020, según una información del diario Mundo Deportivo, bien conectado con los gestores catalanes de la entidad inglesa. El acuerdo se hará extensivo al resto de equipos englobados dentro del llamado City Football Group, como el Girona de La Liga española, exceptuando al New York City, ya que la MLS tiene un contrato exclusivo con Adidas para equipar a todas sus franquicias. 

La noticia no revela cifras del acuerdo, pero nadie duda de que situará a los mancunianos entre las escuadras mejor pagadas por las marcas deportivas, una clasificación que lidera el Barcelona (155 millones anuales le paga Nike) y el Manchester United (Adidas le ingresa 94 millones por curso). Medios como el Daily Mail ya cifran en unos 65 millones lo que obtendrán los celestes. El City, gracias a su arrasador triunfo en la pasada Premier League y el tipo de fútbol que practica, se ha convertido en uno de los clubes de perfil más alto del fútbol actual, como demuestra el interés de Amazon por convertirlo en objeto de una serie documental. La marca alemana Puma ya viste a otras formaciones inglesas como el Arsenal, aunque las camisetas de los londinenses han sido objeto de polémica por alguno de sus sponsors

Nadie diría que al club capaz de contratar a Neymar Jr. y Kylian Mbappé en el mismo verano por más de 300 millones de euros le falta dinero. Sin embargo, el presidente Nasser Al-Khelaifi piensa que el PSG es un escaparate de lujo, como los de los Campos Elíseos de París. Por eso ya busca un nuevo patrocinador para las camisetas de su equipo, que durante esta campaña todavía lucirán el logotipo de Fly Emirates

La aerolínea, que también se deja ver en el pecho del Real Madrid, del Arsenal o del nuevo Milan de Gonzalo Higuaín, paga entre 25 y 30 millones por temporada a los parisinos. Según L’Equipe, el PSG intentará obtener unos 80 millones de un nuevo patrocinador

Todo dinero es poco para sufragar el coste de una plantilla capaz de alzar la Champions. 

No Hay Más Artículos