La irrupción de Islandia fue, sin duda, una de las historias de la última Eurocopa. Habían avisado un par de años antes, cayendo ante Croacia en la repesca para Brasil 2014. Y también durante la fase de clasificación para el campeonato en suelo galo, con un doble triunfo ante la constipada Holanda. Ya en Francia, se convirtieron en una de las sensaciones del torneo, superando su grupo y eliminando a Inglaterra en una las mayores humillaciones históricas para los Three Lions. Pero la furia vikinga estaba aún muy lejos de apagarse…

Lo que parecía un milagro irrepetible para esta nación de poco más de 330.000 habitantes se ha prolongado hasta límites inimaginables, pues Islandia se ha clasificado para el Mundial de Rusia 2018. Para la cita más importante del planeta fútbol por primera vez en su historia. El país menos poblado en participar en un evento de tal trascendencia.

Tras pegarse un baño turco hace días, a Gylfi Sigurdsson y compañía les bastaba con superar a la débil Kosovo en Reikiavik para sellar su billete por la vía rápida. Todo hacía presagiar un final feliz, pues los guerreros islandeses llevaban pleno de victorias como locales. Frente a Croacia, la mejor selección balcánica. Contra la competitiva Ucrania. Ante la siempre imprevisible Turquía. Y no fallaron.

El centrocampista del Everton arrancó la fiesta poco antes del descanso. Y con los kosovares todavía congelados, Jóhann Gudmundsson desató la locura subiendo el 2-0 al marcador. Los goleadores de la noche son, precisamente, dos de los pocos futbolistas islandeses que compiten a un considerable nivel. Los demás son bastante más desconocidos, salvando quizás a Alfred Finnbogason (Augsburgo) o el capitán Aron Gunnarsson (Cardiff). Pero eso da igual, porque juntos son imparables.

Durante esta inolvidable fase de clasificación, los islandeses hicieron gala de las armas que se ganaron el respeto, la simpatía y el apoyo de todos. Orden, disciplina, un fenomenal juego aéreo y oportunismo a la hora señalada. Gracias a ello, el popular Viking Thunder Clap se paseará por los estadios rusos el próximo 2018. Porque con Islandia se acerca el invierno.

No Hay Más Artículos