A ocho meses de la celebración de un mundial, cada convocatoria con la selección es una oportunidad que atesorar. Más aún si, como sucede en el caso de España, existe un bloque prácticamente inamovible de una veintena de futbolistas con billete garantizado para Rusia 2018. Escasean las oportunidades para convencer a Julen Lopetegui de que esa zamarra de aire republicano marca Adidas que va a vestir La Roja tiene que llevar tu nombre. Porque muchos son los llamados, pero pocos los escogidos. En la lista para los partidos amistosos que enfrentarán a España con Costa Rica y Rusia (11 y 14 de noviembre, respectivamente), solo hay dos debutantes: Luis Alberto y Alberto Moreno.

Los dos canteranos del Sevilla representan sendas historias de resurrección futbolística tras una experiencia aciaga en el extranjero. Ahora mismo ya nadie duda del mediapunta que ofreció destellos en Málaga y A Coruña y que, tras una primera temporada en el ostracismo, se ha convertido en una de las sensaciones del calcio al frente de la Lazio. Con el lateral izquierdo del Liverpool aún no se ha disipado la sospecha.

Alberto Moreno salió de la capital hispalense hacia Merseyside en el verano de 2014 por 18 millones de euros. Tenía 22 años. Lloró en su despedida y tampoco tuvo muchos motivos para la alegría hasta ahora. De la Premier League solo llegaban noticias de sus estrafalarios peinados y de sus fallos en defensa, criticados con dureza por leyendas de los reds como Jamie Carragher. Por internet circula algún vídeo con música de la serie “Benny Hill” enmarcando sus pifias.

Moreno solo fue titular en dos partidos de la pasada campaña y su puesto llegó a ser ocupado por un centrocampista como James Milner. Durante el verano el Liverpool incorporó a otro lateral para el puesto, Andy Robertson, del Hull. Desde Nápoles descolgaron el teléfono para añadir al andaluz al proyecto de Maurizio Sarri, pero Jürgen Klopp paró la operación. Algo vio el técnico alemán en los entrenamientos de pretemporada que lo convenció.

Parece ser que acertó. The Guardian lo destaca como uno de los diez jugadores de la Premier League que más han progresado esta temporada. Elogia su recobrada seguridad con el balón y lo salva de las debacles defensivas que con cierta frecuencia protagonizan los scousers. No es poco para un futbolista “cuya carrera en la Premier parecía acabada”, dice el mismo medio. Moreno reconocía en una entrevista en The Telegraph que se motivó al ver que fichaban un recambio para su posición: “En la vida y en el fútbol soy un luchador. Nunca me rindo y cuando estás mal es cuando tienes que usar esa motivación para trabajar más duro”.

La opinión generalizada es que el lateral izquierdo que juega en Inglaterra y que merece la llamada de Lopetegui es Marcos Alonso, del Chelsea. Sin embargo, esa oportunidad le ha llegado de nuevo a Alberto Moreno, tres años después de su última convocatoria. En el Liverpool ha logrado quedarse con el puesto. Ahora tiene la ocasión de hacerlo con España.

Muy feliz de volver a cumplir este sueño de jugar con la @sefutbol 😁 🇪🇸 🙏🏻

A post shared by Alberto Moreno (@amplfc18) on