Daniel Alves es ya un veteranazo disfrutando de los últimos años de su carrera aún en la élite, y haciendo de mentor de Neymar en el PSG y de los jóvenes en la selección brasileña. Por eso, sus palabras sobre Gabriel Jesús (titular llamativo aparte) resonaron con fuerza en los periódicos y webs de medio mundo. “No bromeaba cuando le llamé el nuevo Ronaldo. Lo sigo pensando. Conducen la pelota de forma parecida. Va a ser uno de los grandes jugadores del mundo. Ya es uno de los mejores”, dijo el lateral. Probablemente después se probó un modelito nuevo y lo colgó en Instagram. Pero Alves no es descuidado con las palabras por muy extrovertido que sea en el campo y en las redes sociales. Algo ha visto en Gabriel Jesús, el 9 de Brasil para el Mundial de Rusia 2018l.

La canarinha no necesita que Gabriel Jesús sea como Ronaldo. Sólo el tiempo podrá juzgar tan severa comparación. Al equipo de Tite (nunca la palabra equipo tuvo tanto significado para una selección) le basta con que el joven de 20 años salido de la cantera de Palmeiras no sea Fred. Brasil ha tenido muchos problemas en los últimos años en su selección: básicamente, la falta de talento. Y sobre todo, la falta de un delantero estrella (o dos) que maquillase esa falta de talento. Donde los Romario, Bebeto, Ronaldo, Rivaldo, Adriano, Ronaldinho y compañía compensaban a los Gilberto Silva, Dunga, Emerson, Ramires, Kléberson y demás clones, Brasil se encontró con que de un tiempo a esta parte seguía sin mejorar sustancialmente su producción en el centro del campo y quien remataba los chispazos de Neymar (y en menor medida Coutinho) eran Hulk y Fred. O Jô, Alan Kardec (?), Leandro Damião, Diego Tardelli… Jugadores muy alejados del nivel de sus predecesores.

La situación ha cambiado en Brasil, no con poco tiempo de por medio. Neymar se ha asentado como uno de los 3 mejores jugadores del mundo. Coutinho ha aumentado su nivel con la selección. Tite ha hecho competir a jugadores como Paulinho, Willian José, Casemiro… por encima de su talento. Marcelo es el tercer generador de juego en Brasil (y a veces el segundo, dependiendo del día de Coutinho). La portería ha mejorado sustancialmente. Pero poco de eso tendría sentido si todo dependiese de los goles de Neymar y de Paulinho. Ahí es donde la pieza de Gabriel Jesús encaja como un guante y puede convertir a Brasil en la favorita número uno para ganar en Rusia 2018 (con permiso de Alemania, y un poquito por detrás España).

“Nos ayuda mucho con la presión, es muy intenso en la segunda jugada, persigue los centros… Es realmente bueno”, le elogió Pep Guardiola hace unas semanas, cuando Gabriel Jesús completó un año entero sin perder. El delantero brasileño se disputa el centro del ataque con Agüero, el máximo goleador histórico del Manchester City ni más ni menos, pero cada vez se hace más difícil dejarle a un lado. En 16 partidos, lleva 9 goles y 1 pase decisivo. con la selección, aún mejor: 8 tantos en 12 internacionalidades, más 5 asistencias. Guardiola, sin embargo, le insta a mejorar. También uno de esos delanteros que podría haber ayudado a Brasil a ganar algo más. “Técnicamente, Gabriel Jesús es muy bueno. Pero necesita mejorar en la definición. Ante el gol, se asusta“, aseguró Careca en un programa de TV brasileño. Por ahora, el miedo más parece cundir en los porteros rivales, que ya saben el nombre del 9 de la canarinha.

No Hay Más Artículos