En Italia todavía están recuperándose de la debacle que supuso quedarse sin Mundial por primera vez en 50 años. No es un trago fácil de superar, aunque la hoja de ruta todos la tenían clara, muchos incluso antes de que se confirmarse el fracaso: Ventura no puede continuar. El crédito del técnico, ya bajo mínimos, saltó por los aires tras la incapacidad del equipo por hacerle un gol a Suecia en 180 minutos y la guinda de la imagen que dio la vuelta al mundo: De Rossi recriminándole que lo eligiera a el y no a Insigne para entrar al campo.

Pero echar a Ventura sólo era una de las patas del banco, quizá la más evidente, ahora toca lo complicado: encargarse de renovar el proyecto de la azzurra y devolver la ilusión a un país que se va quedando poco a poco sin referentes de su época de grandeza. Después de Totti y Pirlo, el que lo deja ahora es Buffon.

Se barajan varios nombres, pero el deseado es Carlo Ancelotti. El veterano entrenador se encuentra ahora mismo sin equipo después de ser destituido del Bayern de Munich y es el técnico que la mayoría del país reclama para coger las riendas del banquillo. Sería su primera experiencia como seleccionador después de haberlo granado prácticamente todo a nivel de clubes.

Aunque pueda que no sea tan fácil sacar al técnico de las vacaciones que se ha tomado tras dejar el banco alemán. El italiano ya se había tomado un año sabático tras dejar el Madrid y rechazó diferentes ofertas para entrenar ese año y es posible que repita la fórmula. Eso sí, Ancelotti no ha dejado de ver fútbol en las últimas semanas, algo que puede dar una pista de que esta vez echa de menos la pizarra.

El recuerdo de Ancelotti en Italia sigue siendo magnífico después de su etapa gloriosa en el Milan, tanto de jugador como de entrenador, y los ‘tifosi’ se han puesto a rezar ya para que Carlo sea el salvador de la selección y no se repita el desastre ni para la Euro 2020 ni para el Mundial 2022.

No Hay Más Artículos