Este viernes 1 de diciembre se celebra en Moscú el sorteo de grupos del Mundial 2018 que se celebrará en Rusia el próximo verano. Con las 32 selecciones ya clasificadas y repartidas en diferentes bombos dependiente de su coeficiente, la FIFA ha querido explicar en vídeo el procedimiento del sorteo y los condicionantes que demuestran, una vez más y en casi cualquier deporte, que el azar no suele ser el único componente para determinar este tipo de emparejamientos. Antes de nada, aprovechamos para recordar cómo quedan los cuatro bombos del Mundial de Rusia 2018:

Bombo 1: Alemania-Portugal-Francia-Bélgica-Rusia-Polonia-Argentina-Brasil

Bombo 2: España-Suiza-Inglaterra-Croacia-Colombia-México-Uruguay-Perú

Bombo 3: Dinamarca-Suecia-Islandia-Costa Rica-Senegal-Túnez-Egipto-Irán

Bombo 4: Serbia-Nigeria-Marruecos-Japón-Korea-Arabia Saudí-Australia-Panamá

El sorteo consistirá en ir sacando bolas de cada uno de los bombos e ir colocándolas en los grupos del A al H por orden alfabético según el orden de salida. Empezando por el número 1 (cabezas de serie) hasta terminarlo, y así consecutivamente. Aquí se estrenan los condicionantes. Como es habitual, el país anfitrión, Rusia en este caso, será el primero en salir para ir al Grupo A y disputar de esta forma el partido inaugural.

Una vez asignados todos los cabezas de serie a cada grupo, se pasa al bombo 2. Los grupos están divididos en cuatro puestos (1,2,3,4) y, salvo los cabezas de serie del bombo 1 (que van al puesto 1), a las selecciones siguientes también se le asigna un puesto dentro del grupo. Por ejemplo, un país del bombo 2 puede ser el número 4 en su grupo, algo que sólo afecta a su calendario y orden de partidos.

El procedimiento a partir de aquí se aplica igual para el resto de los bombos, con el condicionante de que dos países de la misma Confederación (Conmebol, Concacaf, etc) no pueden coincidir en un grupo. Esta regla tiene una excepción con los países europeos, ya que hay 14 selecciones del viejo continente y es inevitable incumplir este requisito.

Por esta directriz, el orden alfabético en el que los equipos van siendo asignados según salen del bombo puede verse alterado en caso de que le tocara ir a un grupo que incumpliera dicha directriz o provocase que se pudiera incumplir más adelante en el sorteo.

La simulación de la FIFA dejó varios emparejamientos interesantes que podrían darse en la primera fase del Mundial. España y Portugal juntos en el Grupo D, Argentina contra México en el Grupo G, o el clásico Francia – Inglaterra en el Grupo H son algunos de los cruces que levantarían expectación en caso de que se produzcan el próximo viernes.

No Hay Más Artículos