El conflicto abierto en la Federación Española de Fútbol por los casos de corrupción de su sempiterno presidente Ángel María Villar amenaza con tener consecuencias mucho más graves de las esperadas. La FIFA, siguiendo su línea de actuación habitual, se pode del lado del veterano dirigente, habitual de los puestos directivos del organismo, y acusa al Gobierno español de injerencia en la FEF, algo que no admite. Y de ahí el aviso de que podría dejar a la selección española fuera del Mundial de Rusia 2018, competición para la que es, quizás, la tercera gran favorita tras Alemania y Brasil.

Con un escrito dirigido a la FEF, la FIFA advierte de lo que consideran injerencias por parte del Gobierno español en el caso Villar, concretamente por querer repetir el proceso electoral. El Consejo Superior de Deportes solicitó a la justicia la anulación de las últimas elecciones a la presidencia del máximo organismo del fútbol español, por irregularidades en el proceso de las que responsabiliza a Villar. No es la primera ve que la FIFA se pone del lado de VIllar en estos casos judiciales. Al menos en tres ocasiones desde 2008 se han producido advertencias similares, sin que se llegasen a plasmar en prohibiciones a la selección.

Tras casi 30 años en el cargo, Ángel María Villar fue apartado de la presidencia de la FEF por el llamado caso Soule, en cuyo marco fue encarcelado y puesto en libertad bajo fianza por los presuntos delitos de corrupción entre particulares, apropiación indebida, administración desleal, falsedad documental y alzamiento de bienes. Aún así, el vasco sigue pidiendo que le restituyan en el cargo y maniobra para hacerlo. Puede que su último recurso fuera recurrir a sus conexiones en la FIFA para aducir una persecución del Gobierno, algo que el máximo organismo del fútbol mundial entiende como una línea roja de injerencia en los asuntos del balompié.

El asunto es lo suficientemente alarmante a nivel de titulares de prensa que ha obligado al Gobierno español a desmentir el peligro de quedarse sin Mundial. En un contexto político muy caliente y en el que el presidente del Ejecutivo apenas aparece si no es para hablar del conflicto catalán, Mariano Rajoy tuvo tiempo para dar su mensaje sobre el asunto. «Ese escenario no lo contemplo y estoy absolutamente convencido de que España va a ir al Mundial de Rusia y además lo va a ganar. El ministro me ha dicho que no ha recibido ninguna carta de la FIFA, sólo una petición de audiencia para tratar del asunto», dijo el presidente español desde (ironías del destino) Bruselas.

No Hay Más Artículos