La selección de Gales se quedó a las puertas de meterse en el Mundial de Rusia 2018 a pesar de darle continuidad al mejor proyecto de su historia, con Gareth Bale como estrella rutilante y el mejor jugador de las islas fuera de la Premier en décadas (quizás de siempre), y con la dirección de Chris Coleman en el banquillo. Llegaron a las semifinales de la última Eurocopa, un éxito sin precedentes, pero llevan 60 años sin jugar un Mundial y las opciones de lograrlo con Bale en activo empiezan a terminarse. Las prisas de la federación galesa han obligado a un cambio de rumbo en el banquillo, y ahí aparece la figura mítica de Ryan Giggs. El mítico extremo del Manchester United es el nuevo responsable de la selección del dragón, que tendrá a sus dos grandes tótems futbolísticos al frente para lograr meterse en Qatar 2022.

Pero ni siquiera la figura de Giggs es intocable, y el exfutbolista buscará en el banquillo darle a Gales lo que no pudo darle en el campo. O, según algunos, lo que no quiso. El fútbol del país ha mejorado en los últimos tiempos pero en el apogeo de Giggs era habitual que los galeses renunciasen para competir con Inglaterra. Giggs bien podría haber sido capitán de los Pross y haber jugado 150 partidos con la camiseta de los tres leones. No lo hizo y cumplió su carrera internacional con resultados más que discretos. Pero aún así, una parte de la afición galesa le reprochó a Giggs que podría haber jugado más que los 64 partidos con la selección, porque consideran que se borró de muchos otros.

“No estoy en las redes sociales así que no he visto muchas críticas”, dijo Giggs medio en serio medio en broma en su presentación como seleccionador de Gales. “Éste es el momento del que estoy más orgulloso en mi vida, dirigir a la nación galesa los próximos cuatro años, con la Eurocopa y el Mundial después. No hemos jugado un Mundial desde 1958, y quiero que este grupo de jugadores lo logre”, abundó el exjugador. Giggs le ganó la pugna por el puesto al también exfutbolista Craig Bellamy (hubiera sido el seleccionador con más tatuajes de la historia) y a Osias Roberts, conocedor del trabajo de Coleman en la selección y trabajador de la federación.

Roberts era el gran favorito y el hombre con más currículum de la terna de candidatos. Su descarte por Giggs no hizo más que aumentar las críticas contra el expupilo de Alex Ferguson en el United, cuya única experiencia en el banquillo fue como ayudante de Van Gaal en el equipo de Manchester. Sin embargo, Giggs ha dejado la puerta abierta a incorporar a Roberts o a un hombre de un perfil similar para su staff técnico. “Lo que ha hecho Roberts para el fútbol galés en los últimos años ha sido increíble. Hay una conversación que debemos tener. Le conozco, sé como siente el fútbol de Gales, la pasión”, abundó Ryan Giggs, el nuevo líder de Gales para hacer historia más de medio siglo después.



No Hay Más Artículos