La FIFA ha comunicado de manera oficial la lista definitiva de colegiados que acudirán al Mundial de Rusia como representantes de cada uno de los respectivos organismos continentales. Un grupo repleto de caras conocidas, especialmente para los seguidores de la Champions League y también para los que disfrutan con las emociones de la Liga española: aquí el afortunado ha sido el árbitro valenciano Antonio Mateu Lahoz

Una designación, esta de Mateu, que ha tardado apenas minutos en provocar un aluvión de reacciones en las redes. El valenciano es un hombre cuestionado en su territorio nacional por su estilo excesivamente permisivo y por lo que muchas veces se entiende como afán de protagonismo. Las críticas han aumentado a otras fronteras desde que tiene categoría internacional: seguro que muchos y muchas recuerdan su actuación en el Italia-Suecia de la repesca para la cita rusa, en la que se comió varios penaltis, alguno muy evidente. Dicho partido, sin embargo, no ha tenido consecuencias. 

Y hablando de transalpinos, Gianluca Rocchi intentará salvar el honor de su país ante la ausencia de su selección. Un señor que seguramente no irá de vacaciones a París en mucho tiempo, pues fue el encargado de impartir justicia en el reciente Real Madrid-PSG. También acudirá su colega de la vuelta en suelo galo, el alemán Felix Brych, famoso por perder la paciencia con Marco Verratti o por picar ante el teatro de Sergio Ramos en la última final continental. 

Mayor vínculo con la orilla culé tienen el esloveno Damir Skomina o el holandés Bjorn Kuipers. El primero orquestó el último Barça-Chelsea y, aunque su influencia en el marcador resultó nula, sí se ganó titulares por su discusión con Leo Messi en pleno partido. Por su parte, el segundo recibió durísimas críticas en su país allá por 2010, cuando fue incapaz de advertir el mordisco de Luis Suárez a Otman Bakkal en un duelo entre Ajax y PSV. 

Para ayudarles a todos y que el verdadero papel principal sea del balón, la FIFA ya anunció que durante el Mundial se echará mano del VAR. De ello se encargará otro grueso de colegiados, después de pasar un periodo de instrucción con el sistema. Tal vez ahí encuentren hueco los británicos, que no tendrán a un representante entre los árbitros principales por primera vez desde 1938

No Hay Más Artículos