Cuando las selecciones presentan sus convocatorias definitivas para la Copa del Mundo, la noticia nunca está en quién va, sino en quién no va. Que se lo digan a la prensa madrileña pasmada por la ausencia de un favorito particular, Álvaro Morata, en la convocatoria de España; que se lo digan a Radja Nainggolan quien, despreciado una vez más por el entrenador Roberto Martínez, ha decidido renunciar a la selección de Bélgica; o que se lo digan a Adrien Rabiot, quien tras no ser uno de los 23 elegidos por el entrenador Didier Deschamps para representar a Francia, acaba de declararse en rebeldía y rechazar lo que considera una humillación mayor: ser sparring de sus compañeros

Según los diarios Le Parisién y L’Équipe, el centrocampista del París Saint-Germain ha rechazado formar parte del grupo de once reservas que, como es habitual en algunos equipos, acuden a la concentración previa al Mundial para ayudar en los entrenamientos de los seleccionados y cubrir una eventual baja de última hora de alguno de los elegidos. La prensa revela que el futbolista de 23 años envió una carta a la Federación Francesa de Fútbol negándose a acudir a la preparación organizada por Deschamps en Clairefontaine

Es conocido el carácter duro del seleccionador, que mantiene apartado del equipo a Karim Benzema, una de las mayores estrellas del país, así que esta rebelión de Rabiot podría perjudicarle de cara a futuras convocatorias. De hecho, el jugador habría tomado la decisión en contra de los consejos de su entorno. Sucede que, según los medios galos, el muchacho arrastra su malestar desde hace días y estaría contrariado por el poco apoyo público recibido tras perder su puesto en la convocatoria en beneficio del futbolista del Sevilla Steven N’Zonzi

Cuando el seleccionador anunció la lista de 23, explicó que la ausencia del joven se debía a “un criterio deportivo”, precisando que “las actuaciones de Adrien con el equipo de Francia no acaban de ser iguales a las que tuvo con el PSG esta temporada”. Los periodistas franceses advierten desde hace tiempo que Deschamps estaría contrariado por el carácter algo egoísta del jugador, que habría limitado sus esfuerzos en la selección en favor de su club. Esta última reacción de Rabiot no haría sino darle la razón. 

El presidente de la Federación, Noël Le Graët, ha respondido al futbolista que “su decepción no le autoriza a renunciar y a no ponerse al servicio de la selección de Francia. Formar parte del grupo de la selección, estar entre los 30 mejores jugadores franceses, es una oportunidad y un privilegio en la carrera de un futbolista. Adrien ha tomado una mala decisión. Se está castigando y sancionando a sí mismo”. 

Otros jugadores de gran proyección internacional como Ben Yedder, Coman, Costil, Digne, Martial o Lacazette, sí acudirán para ayudar a los seleccionados en la concentración, rumiando sin duda su decepción por no acudir finalmente a Rusia. A Rabiot, sin embargo, le dio por escribir una carta. 

 

No Hay Más Artículos