Agotada. Ni en internet, ni en las tiendas se encuentran restos de stock. En portales de subastas como Ebay especulan con ella a más del doble de su precio recomendado de unos 80 euros. Y aunque a cualquiera le costaría nombrar siquiera al portero del equipo (Francis Uzoho, tiene 19 años y juega en el filial del Deportivo de La Coruña en la Segunda División B española), todo el mundo quiere la camiseta que la selección de fútbol de Nigeria lucirá en la Copa del Mundo de Rusia 2018. Los motivos no están del todo claros. 

El diseño de Nike para el equipo de las Súper Águilas tiene reminiscencias retro, como tantos otros de este Mundial, y recuerda ligeramente al que el combinado africano lució en su debut en una fase final. Fue en Estados Unidos 1994, con Oliseh, Amokachi, Finidi, Amunike o Rufai en una alineación mítica del fútbol noventero. La prenda es quizás la más estrafalaria de todo la Copa del Mundo 2018, con una serigrafía que imita de algún modo las plumas de un águila en verde eléctrico y blanco sobre el pecho y la espalda, mientras que los hombros lucen en blanco y negro. ¿Discreta? No. ¿Memorable? Pues sí. 

Vistiendo la indumentaria de Nigeria podrías aparecer en la portada de un disco de trap, hacer el moderno en un festival veraniego, esperar la ola buena junto a tu tabla de surf en la playa o defender a Leo Messi en la tercera jornada del grupo D. Es la representación del calor de África en el frío territorio de la estepa. Un acierto total y, por tanto, un objeto de deseo y un icono instantáneo de la Copa del Mundo 2018.

La historia que se ha propagado estas últimas horas habla de un fenómeno viral. La noticia de que la prenda ha desaparecido de las tiendas ha multiplicado el deseo de tenerla. En vísperas del encuentro que Nigeria jugó este pasado fin de semana en Wembley contra Inglaterra (victoria local por 2-1), las tiendas de Nike en Londres concentraron colas de compradores en sus puertas que agotaron las existencias a las pocas horas de la apertura de la Copa del Mundo 2018. En los partidos de la selección abundan los aficionados nigerianos que la lucen desde hace meses, síntoma de que los falsificadores chinos están haciendo su particular verano. 

El fenómeno consumista se le atribuye a la propia Federación de Fútbol de Nigeria, que habría deslizado el dato de que Nike recibió tres millones de solicitudes de precompra de la camiseta antes del lanzamiento oficial del pasado día 29 de mayo. La empresa textil no ha confirmado ese dato que resulta difícilmente creíble, pues ni siquiera los clubes de fútbol más famosos en nómina de la empresa de Oregón (Barcelona, PSG, Manchester City…) despacharían ese número de uniformes. A Nike no le interesa desmentirlo, pero quizás sí le interesaría producir más ejemplares de la camiseta estrella de la Copa del Mundo 2018 ahora que no hay forma de localizar existencias originales, excepto en la carísima reventa. 

Aunque Nigeria no figura entre las selecciones candidatas para ganar la Copa del Mundo 2018 (ni siquiera entre las virtuales), sí es la favorita de un colectivo multitudinario: el de los fashion-victims.

No Hay Más Artículos