[En Medallista estamos metidos de lleno en el Mundial de Rusia 2018. Si la previa de este grupo te sabe a poco, lee también las de los demás: Grupo A | Grupo B | Grupo C | Grupo D | Grupo F | Grupo G | Grupo H

Lo vintage se ha apoderado del Mundial de Rusia 2018. No solo porque el balón con el que se va a jugar sea una actualización de un antiguo modelo, o porque las camisetas homenajeen a versiones anteriores. También porque, como antaño, la selección de Brasil vuelve a capturar la imaginación del mundo, parte como favorita y existe una expectación generalizada por ver de qué es capaz la canarinha. El equipo del país tropical vuelve a cargar con una presión semejante a la que vivió en su propia Copa del Mundo cuando padeció la mayor humillación de su historia tras el Maracanazo: el 1-7 que le endosó Alemania en 2014. Pero ahora los cariocas parecen más y mejor preparados. Para demostrarlo comenzarán por enfrentarse en el Grupo E a Suiza, Costa Rica y Serbia

El equipo que dirige Tite apenas muestra fisuras. Cuenta con estrellas de primer nivel en todas sus demarcaciones: Alisson es tan buen guardameta como cualquiera que jamás haya tenido la selección; la baja de Dani Alves merma solo ligeramente una defensa que cuenta con perfiles tan creativos como el de Marcelo y otros tan espartanos como el de Miranda; lo mismo ocurre en el centro del campo, donde conviven tipos industriosos como Casemiro, Fernandinho o Paulinho, con fantasistas como Coutinho; y en la delantera hay opciones para aburrir, desde el solidario e inteligente Firmino, hasta el dinámico Gabriel Jesús, que sueña con parecerse a Ronaldo. Y aún no hemos hablado de Neymar

Cuando Neymar Jr. cayó lesionado, con él cayeron los sueños europeos del PSG que había convertido al antiguo ídolo del Barcelona en el futbolista más caro del mundo. Su ausencia de meses de los terrenos de juego puede entenderse de dos maneras: o bien le falta rodaje para el torneo (aunque su aparición en amistosos invita a desechar esta teoría); o bien llega más fresco y descansado que el resto de estrellas del Mundial, dispuesto a cumplir su destino como líder de la selección con más mística del planeta. Con él, Brasil lo tiene todo en su mano para, esta vez sí, proclamarse hexacampeona

A Suiza la resumió Orson Welles en una celebérrima frase de la película “El Tercer Hombre“: “En Suiza tuvieron quinientos años de amor, democracia y paz. ¿Y cuál fue el resultado? ¡El reloj de cuco!”. Así es, cuesta emocionarse con los helvéticos, un conjunto que se ha asentado en la clase media europea: tan solvente para superar fases de clasificación como decepcionante en los torneos finales. El equipo dirigido por Vladimir Petkovic funciona a la manera inconstante de sus hombres de más potencial: el medio Granit Xhaka y el delantero Xherdan Shaqiri. Ambos intentan poner algo de fantasía en un grupo que adolece de poder realizador, pero que cuenta con curtidos veteranos de la Champions League como Litchsteiner y Djourou en defensa. 

Frente a la anodina normalidad de los europeos, aparece la alegría de Costa Rica, tierra de la Pura Vida. El pequeño país centroamericano, ya un clásico mundialista, sigue creciendo como nación futbolera gracias a la exportación de talento a ligas más competitivas. Su portero y estrella, Keylor Navas, es el mayor exponente de este modelo. El guardameta del Real Madrid (por ahora) fue uno de los protagonistas de Brasil 2014, donde convertidos en sensación del torneo solo cedieron en los penaltis ante Holanda en cuartos de final. La base del equipo sigue igual, con Duarte en la defensa; Celso Borges, Bolaños y Bryan Ruiz en el centro del campo; y Joel Campbell en el ataque como referentes. Les hará falta aportación de la savia nueva convocada por Óscar Ramírez para repetir la proeza de hace cuatro años. 

Y al final del Grupo E aparece la renovada Serbia. Aunque su ascendencia internacional es mucho menor que la de su vecina y rival balcánica Croacia (que tiene sus propios líos que atender), entre los convocados por Mladen Krstajic figura un futbolista llamado a robar la mirada de muchos aficionados: Sergei Milinkovic-Savic. El Sargento, como le conocen sus compañeros de la Lazio, tiene 23 años y a media Europa telefoneando a su agente. Él pone el brillo; Nemanja Matic, al servicio de Mourinho en el Manchester United, se ocupa del orden; y los serbios aguardan que los goles lleguen del joven Luka Jovic y otro jugador Premier League, Aleksandar Mitrovic. Es su defensa, liderada por el romanista Kolarov, lo que ofrece más dudas. 

Son Suiza, Costa Rica y Serbia tres selecciones de nivel parejo que conforman un grupo de difícil pronóstico. Nada que importe en Brasil, donde los cálculos solo pasan por alzar la Copa del Mundo. 

Calendario del Grupo E del Mundial de Rusia 2018

Domingo 17 junio: Costa Rica – Serbia (Samara Arena); Brasil – Suiza (Rostov Arena).

Viernes 22 junio: Brasil – Costa Rica (Zenit Arena, San Petersburgo); Serbia – Suiza (Kaliningrado Stadium).

Miércoles 27 junio: Serbia – Brasil (Spartak Stadium, Moscú); Suiza – Costa Rica (Nizhny Novgorod Stadium).

No Hay Más Artículos