Cuando saltó al campo en el minuto 63 del partido que Egipto acabaría perdiendo ante Uruguay, Mahmoud Kahraba lo hizo con ilusión y quizás con un punto de alivio. Al dejar el banquillo se alejaba también del escrutinio de Essam El-Hadary, el portero suplente de Los Faraones y el hombre que pudo ser su suegro. Si eso era una posibilidad es porque la edad del guardameta y capitán egipcio es provecta para el fútbol: 45 años, tantos como para batir el récord de veteranía de la Copa del Mundo que otro compañero de posición, el colombiano Faryd Mondragon había fijado en 43 años años en Brasil 2014.

Kahraba es un centrocampista de 24 años que mantuvo un breve y apasionado romance con Shadwa, la hija de su capitán. La cosa tomó tal cariz de formalidad que los compañeros de selección y la joven celebraron una fiesta de compromiso a finales de 2017. Demasiado pronto. Al poco tiempo se descubriría que el futbolista era un seductor que ya se había comprometido con una actriz. Malas noticias para la estabilidad del vestuario del curtido técnico argentino Héctor Cúper

Se desconoce si los dos compañeros comparten taquilla, pero al menos la veteranía del portero ha servido para normalizar una convivencia que podía ser incómoda. A fin de cuentas, Essam El-Hadary tiene ante sí la posibilidad de convertirse en leyenda de los mundiales en Rusia 2018

“Mi edad son 45 años, pero para mí eso es un número en un papel”, contó a la BBC antes de conocer que iba a formar parte de la lista definitiva de Cúper. “Mi padre fallecido me había dicho que su sueño era verme jugar en una Copa del Mundo y quiero que se sienta orgulloso”, reflexionaba el futbolista del Al-Taawoun de Arabia Saudí. Esta participación supone la guinda a su historia con la selección egipcia, con la que ha disputado más de 150 encuentros. Cuando debutó como internacional en 1996 aún faltaba casi un año para que naciese el más joven de sus compañeros en Rusia, Ramadan Sobhi.

El Mundial empezó con cruz para Egipto, derrotada por un tardío gol del uruguayo Giménez. Si El-Hadary tiene alguna posibilidad de ponerse los guantes como titular será casi seguro como resultado de los males de su equipo. Ante otra derrota y sin opciones de clasificación en el último partido, quizás el entrenador decida homenajear a su portero suplente. Mientras tanto, el puesto de partida es para Mohamed El-Shenawy, cuyo gran rendimiento frente a las acometidas de la selección americana le valió el premio al Jugador Más Valioso del encuentro. Eso sí, el portero del Al-Ahly lo rechazó porque lo entregaba una marca de alcohol

No Hay Más Artículos