Rusia ha derrotado a Egipto por 3-1 en el arranque de la segunda jornada en la fase de grupos del Mundial de Rusia 2018. La anfitriona contuvo a la gran estrella rival, un Mohamed Salah mermado físicamente, y aprovechó la debilidad en la zaga africana para sumar tres puntos más y clasificarse virtualmente para los octavos de final. Todo lo contrario sucede con la selección entrenada por Héctor Cúper, que será eliminada mañana si Uruguay suma algún punto frente a Arabia Saudí. Vamos, que será eliminada.

El encuentro arrancó sin demasiado ritmo, con dos combinados poco atrevidos en tareas ofensivas. Los locales se limitaron a avisar con un chut lejano de su crack emergente, Aleksandr Golovin, mientras los africanos apenas ponían conectar con un Salah muy solo. El del Liverpool tiene a todo un país pendiente de sus movimientos, pero sus compañeros están a años luz de los socios que tiene en Anfield. Con todo, el elegido mejor futbolista de la Premier League 17/18 dispuso de la primera oportunidad para los suyos, con un disparo que se marchó fuera por centímetros al borde del descanso. 

Lástima para Salah que sus compatriotas decidieron sacar bandera blanca en el arranque del segundo tiempo. Eso, y que la mala suerte se cebó con Ahmed Fathi, que envió a su propia red un disparo sin mucho peligro de Roman Zobnin. Egipto estaba en la lona y necesitaba subir líneas en busca del empate, lo cual se tradujo en desastre: Denis Cheryshev subió el 2-0, mantiene su idilio súbito con el torneo y empató a Cristiano Ronaldo como máximo goleador del Mundial, mientras el inesperado ariete Artem Dzyuba sentenció después. 

Cúper se veía en la calle y ordenó a sus tropas lanzarse al ataque a la desesperada, introduciendo además al prometedor Ramadan Sobhi. Los Faraones empezaron a pisar área rusa y Salah caía derribado claramente por Zobnin, por lo que el paraguayo Enrique Cáceres señaló la pena máxima (con la colaboración del VAR). El del Liverpool lo transformó sin problema y la grada africana soñaba con una milagrosa reacción… que no se produjo. 

Así pues, tres puntos más para una Rusia lanzada y que estará clasificada para octavos de final salvo el improbable caso de que Arabia Saudí derrote a Uruguay. La situación contraria vive una selección egipcia que no podido contar con la mejor versión de su figura y que tiene casi los dos pies fuera de Rusia 2018. ¿Y si empezamos a contar con los anfitriones? 

No Hay Más Artículos