Nigeria ha superado a Islandia para programar una última jornada de infarto en el grupo D. Con Croacia ya clasificada como primera de grupo, los africanos dependerán de sí mismos frente a una Argentina que sigue viva pese a su humillante derrota de ayer. Ahmed Musa sentenció al combinado europeo en un soberbio segundo acto, con dos tantos en los que exhibió su pegada y velocidad. Los islandeses, a los que no les salió nada, incluso fallaron un penalti

Islandia dio a conocerse al mundo del fútbol en la Eurocopa del 2016, con un estilo muy particular en el que el balón parado desempeña un rol fundamental. Y así arrancaron contra Nigeria, con una falta lanzada por Gylfi Sigurdsson ante la que respondió bien el meta africano, Francis Uzoho. Mientras su popular afición entonaba el ya clásico aplauso del trueno vikingo, los nórdicos inclinaban el campo hacia el área de las Águilas Verdes. 

En su intento por responder, los hombres de Gernot Rohr se equivocaban al colgar demasiados balones buscando a Kelechi Iheanacho, todo un regalo para la zaga islandesa. Mientras, los escandinavos mejoraban con el paso de los minutos, rondando el gol al borde del descanso. Primero con un remate casi involuntario con el cuerpo de Alfred Finnbogason y poco después con un testarazo de Jon Boedvarsson; ambos lanzamientos salieron de las botas del omnipresente Sigurdsson. 

Sin embargo, el encuentro cambió radicalmente tras el paso por vestuarios. Nigeria (enfundada en la camiseta más impactante de Rusia 2018) se lanzó al ataque y en una de sus primeras llegadas abrió el marcador por medio de Musa, que controló un centro de Victor Moses y fusiló a la red. Islandia adelantó líneas aunque en esta ocasión era la retaguardia africana la que tenía controlada la situación. El propio Musa pudo ampliar la ventaja con un chut que se marchaba al larguero pero el futbolista del CSKA de Moscú demostró sentirse como en casa, ahora sí, anotando el 2-0 tras una gran acción personal.

Los vikingos islandeses no se rindieron y contaron con una buena opción de meterse en el choque, merced a un penalti señalado vía VAR. Su mejor lanzador, Sigurdsson, se medía al joven Francis para intentar materializar el 2-1, pero el jugador del Everton envió el esférico a la grada. Esa sí que fue la sentencia para Islandia, todavía con opciones de cara a la última jornada que se prevé apasionante: Nigeria, que depende de sí misma, se medirá a la decepcionante Argentina, mientras los escandinavos lo harán ante la ya clasificada Croacia

No Hay Más Artículos