México acaba de confirmarse como una de las sorpresas agradables del Mundial de Rusia 2018. Nada apuntaba a que fuera suceder así, después de unas convulsas semanas previas con muchas críticas deportivas a jugadores y técnicos. Y también problemas extradeportivos. Todo eso quedó atrás cuando el balón empezó a rodar, y tras el sorprendente triunfo en la jornada inaugural contra Alemania, ahora ha derrotado a Corea del Sur para acariciar los octavos de final con la punta de los dedos y, sobre todo, seguir ilusionando a una afición entregada.

Y lo mejor para los del antes muy cuestionado Osorio es que el registro mostrado en esta ocasión ha sido totalmente diferente al mostrando contra la vigente campeona, pero se les vio igual de cómodos. Porque el combinado asiático formó un muro en su área y lo fio todo a la endiablada velocidad de Son, el jugador del Tottenham. Tuvo varias el atacante coreano, pero le faltó acierto en los últimos metros.

Dominó México desde los primeros minutos gracias a las conducciones de Vela y Lozano, los mejores en el ‘Tri’. Aunque el primer tanto llegaría desde el punto de penalti. Un centro de Andrés Guardado lo despejó de forma muy inocente con la mano un zaguero y el propio Vela no perdonó.

Se le abrió entonces el mejor escenario al equipo mexicano. Propicio para nadar y guardar la ropa. Pero siempre con el balón. Guardado y Herrera le proporcionaron tranquilidad y criterio y de nuevo la electricidad de Lozano sirvió para sentenciar. El jugador del PSV, parece que por poco tiempo más, llevó una contra perfecta para asistir a Chicharito, que tras tumbar a su par batió al portero para marcar el segundo.

Un empate le sería suficiente al combinado azteca para avanzar a la siguiente ronda, puede que incluso pase con una derrota ante Suecia en la última jornada. Pero tras este arranque seguro que el objetivo mexicano es ir un poco más y superar ese techo que supone no pasar de octavos en los últimos seis mundiales. Casi en la cuneta se queda Corea pese a los intentos de Son, a la que sólo una rocambolesca combinación de resultados, que incluye un triunfo suyo sobre Alemania, podría mantenerlos vivos en la competición.

No Hay Más Artículos