Sólo el tiempo dirá si Suecia perdió una oportunidad única de eliminar a Alemania. Sólo el tiempo dirá si el gol de Toni Kroos en el minuto 95 del partido alteró para siempre el rumbo del Mundial de Rusia 2018. Porque la actual campeona estaba virtualmente eliminada con el 1-1 que entonces reflejaba el marcador. Ese empate dejaba a México con seis puntos al frente del grupo F (tras su convincente victoria sobre Corea del Sur) y a Suecia con cuatro. Un empate entre ambas en la última jornada dejaba imposible a Alemania alcanzar a cualquiera de ellas. Peores cosas se han visto que arreglar ese tipo de resultado. Pero Toni Kroos embocó una falta lateral en el 95 y todo vuelve a quedar abierto, y, sobre todo, Alemania evitó un batacazo con el que nadie contaba.

Con el que nadie contaba, sí, pero que viendo los dos partidos disputados hasta ahora pocos podrían decir que sería injusto. Alemania volvió a ser un equipo frágil, desajustado en sus transiciones defensivas, y con un Boateng lejísimos del nivel exigido. Suerte tuvo el equipo de Joachim Löw de que el árbitro no pitara penalti y expulsara al central del Bayern de Múnich cuando arrolló a Berg antes de que el 9 de Suecia definiese ante Manuel Neuer. En la segunda contra clarísima de los escandinavos, Toivonen sí acertó tras un desastre de Kroos, que perdió el balón y luego la marca del atacante sueco.

Pesos pesados como Hummels, Khedira y Özil se quedaron fuera del once de Alemania pero la primera parte volvió a mostrar las mismas dudas que en el estreno ante México: poca velocidad de circulación de pelota, debilidad defensiva y un rival con las ideas mucho más claras. Suecia lamentará mucho tiempo las ocasiones perdidas a la contra y después la torpeza de Guidetti en sus minutos de refresco, pero también la decisión arbitral de no ver un penalti claro. Suecia tenía todo a favor, incluso con la expulsión de Boateng, par al menos mantener el 1-1 después del gol de Marco Reus, premio para el regreso del mediapunta a la élite tras su infierno de lesiones

Pero Kroos, desafortunado en el pase en lo que va de Mundial, encontró un gran gol que puede cambiar el panorama de Rusia 2018. Aprovechando la increíble tibieza de la barrera sueca, que permitió dos toques en el saque de una falta indirecta en el momento de decisión del partido (otra vez el tiempo añadido siendo clave en el torneo), el alemán del Real Madrid impuso su magnífico golpeo para salvar a su selección, necesitada de héroes ante la falta de su mejor fútbol. Gary Lineker hizo famosa en su día la frase “El fútbol es un deporte en el que juegan 11 contra 11 y siempre gana Alemania“. Este sábado tuvo que reinventarla.

No Hay Más Artículos